Aproximación filosófica y epistemológica sobre la ley

Quizás el principal problema de nuestro tiempo sea la cuestión referida a la ley. La misma puede ser abordada como norma jurídica deliberadamente hecha por algunos y que regula las relaciones humanas o como un descubrimiento de conductas reiterativas en el tiempo que nos van permitiendo hacer posible la libertad personal.

Si partimos de la primera acepción, la ley termina por convertirse en una norma aplicable solo para los gobernados, por cuanto que se cree que la ley es una creación deliberada del político o del legislador, y que solo estos tienen atribuciones al respecto.

De este modo, esa “ley” que fuera aprobada por los cuerpos legislativos es la que es legal, no se la puede desobedecer, y se utiliza no para limitar el poder de sus creadores (los políticos, legisladores, burócratas) sino para que sea un instrumento para controlar a los demás.

Esta forma de concebirse la ley, que es lo que ocurre hoy en todas partes, termina por coartar la libertad de los gobernados y dejar que los gobernantes hagan lo que mejor les parezca, dado que ellos son los que “hacen” la ley. El gobierno no está ni puede estar limitado bajo esta concepción filosófica.

Siguiendo con esta idea de que la ley es creada por algunos, se termina por creer que también solo algunos tienen el suficiente conocimiento para dedicarse al mismo, lo que supone dejar el campo libre en desmedro de aquellos que no están supuestamente “adiestrados”. De este modo, resulta fácil comprender cómo el Estado ha venido avanzando sobre nuestras vidas al punto de que se desea que todo o casi todo debe estar legislado o regulado. De ahí en más solo cabe que germine el totalitarismo.

Muy por el contrario a esta tendencia, tenemos la noción que la ley proviene de lo que es justo, de aquello que otorga a cada uno lo suyo sin tener que causar daño a otro. Así entonces tenemos, por un lado, la ley vista como norma legal positiva y, por el otro, la ley vista como una consecuencia de ciertas conductas que por el paso del tiempo, la tradición y las costumbres, hacen que sean observables por todos.

Como se notará, la ley tiene dos concepciones bien diferenciadas y resulta importante señalar que la mayor amenaza contra la libertad proviene de esa idea de que la ley es una norma creada por el legislador cuyo propósito es regular la vida de la gente, entrometerse en todas las facetas del individuo, no dejarle en paz para que libre su propio y particular forma de vida.

Aquella “ley” que se aprueba para supuestamente “organizar mejor”a la sociedad y a sus miembros, aun en las cuestiones mínimas que nos exige pagar un tributo o pedir un permiso a la autoridad ya sea para pactar con mi prójimo intercambios de acuerdo a pactos libres voluntarios, o comprar, vender, dedicarnos a lo que nos gusta etc. es la prueba de que algo está mal en la sociedad, y ese algo es la destrucción de la misma libertad, lo que de suyo significa dejar de ser individuos para ser solo el grupo, domesticados para seguir a algunos.

Esta forma de ley es la que hoy se tiene y se practica, siendo muchos, mejor dicho demasiados,  los que están de acuerdo con esta forma de concebirla.

Hago esta rectificación en este ensayo. Dije al comienzo que la cuestión de la ley es quizás el principal problema de nuestro tiempo, ahora digo: es el principal problema.

Del.icio.us Digg

¿Por qué el dólar paralelo se mantuvo estable en Argentina?

El gobierno argentino pareciera hacer alarde que en los últimos meses el dólar paralelo no tuvo grandes sobresaltos en la economía; sobre todo, cuando varios economistas de la oposición pronosticaban que para finales de año o principios de éste se observaría un salto. Lo que despierta curiosidad es: ¿por qué el dólar paralelo se mantuvo estable este último tiempo? Si bien son muchas las variables que influyen en cualquier fenómeno de formación de precios, podemos destacar dos:

  1. La aparición del dólar ahorro.
  2. La fuerte aspiración de pesos observada durante el 2014.

En primer lugar, el dólar ahorro surgió a principios del 2014, donde a un reducido grupo de trabajadores en blanco se les permitía comprar dólares (con un límite) a la cotización oficial, pero con un recargo del 20%, el cual es devuelto a fin de año si se lo reclama. El objetivo era desviar a las personas del mercado negro para que su precio se reduzca. Generalmente, los pocos privilegiados, compran el dólar ahorro con una de las siguientes intenciones: 1) para ahorrar o 2) para luego venderlo en el blue (mercado negro).

En el primer caso, aumenta la cantidad de gente que compra dólares en el mercado oficial, pero los ahorra (o atesora), lo que haría caer la demanda en el mercado informal reduciendo de esta manera el precio. Por el otro lado, aquellos que compren el dólar ahorro para luego venderlo más caro en el mercado negro, incrementan la oferta del dólar paralelo, lo que también hace caer el precio. En síntesis, no importa que operación se haga en el mercado del dólar ahorro, el efecto es una caída de los precios en el mercado informal. En septiembre 2014, se incrementó fuertemente la demanda en este mercado y puede observarse como la brecha se redujo luego en el siguiente gráfico:

Dólar ahorro y brecha

Dolar ahorro y brecha

En cuanto a la aspiración de pesos observada el año pasado, el gobierno emitió deuda interna para financiarse debido a los problemas de inflación que posee Argentina. Esta aspiración de pesos, redujo la cantidad de billetes en circulación evitando que la moneda doméstica se devalúe fuertemente (o más bien, no tan fuertemente). Este punto también es importante ya que el dólar subía también debido a que el peso se depreciaba. Es decir, no es que el dólar subía, sino que el peso se depreciaba.

Por supuesto, esto no le sale gratis al gobierno. Vender dólar ahorro le cuesta reservas al Banco Central. A la fecha ya se llevan operados US$ 4.258 millones, lo que representa alrededor del 13% de las reservas. Sin embargo, las reservas no caen porque el financiamiento viene acompañado del “swap” con China.

Finalmente, no hay que dejar de lado el rol de las expectativas. Este año se cumple un fin de ciclo y si la gente posee expectativas de que el próximo gobierno devaluará y comienzan a demandar más dólares, no habrá artilugio macroeconómico que pueda evitar la subida del tipo de cambio. En tanto, estará momentáneamente, artificialmente estable salvo que las expectativas se disparen.

Del.icio.us Digg

Las recomendaciones de Milton Friedman para Chile

Aquí les presento el texto completo de la carta que le envió Milton Friedman al Presidente Pinochet el 21 de Abril de 1975, después de una visita de una semana a Chile. Ella aparece, por cierto en inglés, en el libro de memorias de Milton y Rose Friedman titulado Two Lucky People (The University of Chicago Press, 1998).

21 de Abril, 1975.
Personal
Excmo. Sr. Augusto Pinochet Ugarte
Presidente
Edificio Diego Portales
Santiago, Chile

Estimado señor Presidente:

Durante la visita que le hiciéramos el viernes 21 de Marzo, realizada con el objeto de discutir la situación económica de Chile, Usted me pidió que le transmitiera mi opinión acerca de la situación y políticas económicas chilenas luego de completar mi estancia en su país. Esta carta responde a tal requerimiento.

Permítame primero decirle cuán agradecidos estamos mi esposa y yo de la cálida hospitalidad que nos brindaran tantos chilenos durante nuestra breve visita; nos hicieron sentir como si realmente estuviéramos en casa. Todos los chilenos que conocimos estaban muy conscientes de la seriedad de los problemas que su país enfrenta, dándose cuenta de que el futuro inmediato iba a ser muy difícil. Sin embargo, todos mostraban una firme determinación en aras de superar dichas dificultades y una especial dedicación en el trabajo por un futuro más próspero.

El problema económico fundamental de Chile tiene claramente dos aristas: la inflación y la promoción de una saludable economía social de mercado. Ambos problemas están relacionados: cuánto más efectivamente se fortalezca el sistema de libre mercado, menores serán los costos transicionales de terminar con la inflación. Sin embargo, y pese a estar relacionados, se trata de dos problemas diferentes: el fortalecimiento del libre mercado no culminará con la inflación per se, como tampoco terminar con la inflación derivará automáticamente en un vigoroso e innovador sistema de libre mercado.

La causa de la inflación en Chile es muy clara: el gasto público corresponde, aproximadamente, a un 40% del ingreso nacional. Cerca de un cuarto de este gasto no deriva de impuestos explícitos y, por lo tanto, debe ser financiado emitiendo una mayor cantidad de dinero; en otras palabras, a través del impuesto oculto de la inflación. El impuesto inflación, utilizado para levantar una cantidad de dinero equivalente al 10% del ingreso nacional es, por ende, extremadamente gravoso - una tasa impositiva de 300% a 400% (es decir, la tasa de inflación)- impuesta sobre una estrecha base de cálculo- 3% a 4% del ingreso nacional (es decir, el valor de la cantidad de dinero que circula en Chile como efectivo y depósitos en cuentas corrientes).

Este impuesto inflación genera un enorme daño al inducir a las personas a dedicar un gran esfuerzo por limitar su posesión de dinero en efectivo. Esa es la razón por la cual la base es tan estrecha. En la mayoría de los países, desarrollados y subdesarrollados, la cantidad de dinero es más cercana al 30% del ingreso nacional que al 3% o 4% de éste. Desde la perspectiva del gasto total, que es un múltiplo del ingreso, el dinero en Chile alcanza sólo a algo así como 3 días de gasto, lo que fuerza a realizar nada más que operaciones de subsistencia en el rubro comercio, además de estrangular al mercado de capitales.

Existe solo una manera de terminar con la inflación: reducir drásticamente la tasa de incremento en la cantidad de dinero. En la situación de Chile, el único modo para lograr la disminución de la tasa de incremento en la cantidad de dinero es reducir el déficit fiscal. Por principio, el déficit fiscal puede ser reducido disminuyendo el gasto público, aumentando los impuestos o endeudándose dentro o fuera del país. Exceptuando el endeudamiento externo, los otros tres métodos tendrían los mismos efectos transitorios en el empleo, aunque afectando a diferentes personas -disminuir el gasto público afectaría inicialmente a los empleados públicos, aumentar los impuestos afectaría inicialmente a las personas empleadas por quienes pagan impuestos, y endeudarse afectaría inicialmente a las personas empleadas por los titulares de los créditos o por la las personas que, de otro modo, hubieran conseguido esos fondos prestados.

Seguir leyendo…

Del.icio.us Digg

Federalismo, una de las bases de la libertad

El agrandamiento del gobierno central va en contra del espíritu y la letra del libre mercado, dado que un gobierno grande es sinónimo de intromisión, de impuestos y de injerencia en la las libertades de los individuos.

Ya decía John Stuart Mill que es innecesario y contraproducente agregar funciones adicionales al gobierno, puesto que los individuos, mayoritariamente, entonces darán por sentado que tales tareas serán hechas por el estado (por ejemplo, obras públicas, seguros, bancos, universidades) y, en buena manera, se enerva la actividad de las personas, la iniciativa personal, y, finalmente, se cercena la libertad individual. Justamente la libertad individual para que cada persona pueda elegir y no dejar que el gobierno decida por nosotros, equivocarnos con nuestras propias decisiones y no con las de otros. En definitiva ganarse el pan con el sudor de la frente y no con el sudor del de enfrente.

Los gobiernos grandes tienden a la compulsión de controlar todo lo que más puedan. Como decía Lord Acton “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Y en ese afán, las buenas intenciones que puedan llegar a tener los gobernantes de turno y los resultados de sus políticas siempre son muy diferentes. Uno de los problemas centrales es el tema de fijar reglas claras para los gobiernos y los límites, que cosas y que cosas no. Así llegamos a lo que en la mayoría de los países llaman Constituciones (escritas o por tradición, como en el caso de Gran Bretaña). Y federalismo a la manera en que se organizan internamente los estados. La mejor práctica es la administración que se descentraliza en varios pequeños gobiernos, porque pocas cosas son tan inestables como un ejecutivo central y, si sabemos que éstos son un mal necesario, entonces es mejor tener a la bestia encadenada, para no sufrir lo que podría llegar a ser un macro gobierno central gigante. En el Federalista X, Madison destaca sobre los gobiernos elegidos por medio de la democracia: “una democracia pura, por la que entiendo una sociedad integrada por un reducido número de ciudadanos que se reúnen y administran personalmente el gobierno, no puede evitar los peligros del espíritu sectario”, siguiendo, “aprueban medidas no conformes con las normas de la justicia y los derechos del partido más débil, impuestas por la fuerza superior de una mayoría interesada y dominadora”. Justamente, es grandísima la peligrosidad de tener a un grupo muy reducido de individuos decidiendo el futuro de otros millones.

Así, en el federalismo lo importante es que el gobierno de la provincia A no intervenga en la vida de los ciudadanos de la provincia B o C. Como bien señala  Antonio Martino, de la Universidad de Roma, a su vez los gobiernos experimentan políticas públicas con procesos de prueba-error. Martino reitera que una descentralización en pequeños y muchos gobiernos permite la pacífica confraternización entre las diferentes etnias, grupos lingüísticos y geografía en los países. Cada provincia federal tiene entonces la libertad de gobernarse como le plazca, compitiendo finalmente por los habitantes, donde las exitosas atraigan más gente a vivir en ellas que las restantes. Pequeños países dentro de un gran país. Así fueron fundados en sus comienzos naciones como Suiza, Argentina, o el mismo EE.UU., que es en realidad no una nación sino un continente de 50 naciones con un gobierno federal que solo centraliza reducidos y limitados poderes, como la defensa o las relaciones exteriores.

En síntesis, si defendemos la libertad a través, claro, de un gobierno limitado y centrado en sus tareas esenciales, debemos también necesariamente abocarnos a la tarea de lograr un verdadero, efectivo, seguro y práctico federalismo.

Del.icio.us Digg

El carnaval en Uruguay

Murga en carnaval de UruguayEn ciertos países –entre ellos Uruguay– el Carnaval es una de las fiestas de mayor arraigue popular. Desde tiempos remotos a estas festividades se las asocia con un período de permisividad. Uno de sus rasgos más destacados es que mediante diferentes manifestaciones culturales, generalmente en base al humor, se realiza una crítica social: se ridiculizan a los gobernantes, a los poderosos e incluso, a la moral dominante.

Desde ese punto de vista, el Carnaval es una etapa del año donde su mezclan todas las clases sociales, todas las ideologías, y en aquellos lugares donde reina la opresión, uno de los pocos momentos donde –ocultos tras las máscaras– es posible decir lo que realmente se piensa. O sea, es una fiesta donde se supone que  hay lugar para las diferentes voces y se visualiza a la sociedad en su rica diversidad.

Esa es su esencia y lo que lo hace tan especial. Pero, si pierde ese rasgo primordial, entonces el propio Carnaval se convierte en una mascarada de sí mismo.

¿Cuándo y por qué ocurre esa desnaturalización? Cuando los gobernantes mediante diferentes mecanismos se apropian de las diferentes expresiones artísticas. Y uno de las herramientas más eficaces para lograrlo es mediante el financiamiento. No cabe duda que cada vez que las autoridades expresan que van a “apoyar” a determinado sector, éste en forma paulatina va perdiendo su vitalidad, originalidad y riqueza que brinda la diversidad. De ser un una manifestación espontánea de la sociedad pasa a ser un apéndice del aparato estatal de propaganda.

Y eso es precisamente lo que viene ocurriendo en Uruguay. Desde que la izquierda obtuvo la Intendencia de Montevideo en forma sucesiva desde 1990, tuvo claro el poder del Carnaval como forma de publicidad política. La preparación de esta festividad comienza a mediados del año anterior, etapa en que se preparan los trajes, letras, músicas, etc. de las diferentes comparsas. Todo esto se realiza bajo el auspicio de los respectivos gobiernos locales que a su vez, cuentan con el apoyo de los departamentos de Cultura y de Descentralización de la Intendencia de Montevideo. Además, las autoridades municipales organizan certámenes donde se otorgan premios en efectivo. Ser uno de los ganadores en el Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval es muy importante para estos grupos por dos motivos:

Por un lado, eso repercutirá en la cantidad de contratos que obtendrán para actuar en los tablados ubicados en diferentes barrios de Montevideo. Y por el otro, la propia Intendencia es uno de los mayores contratantes.

En Uruguay, las murgas son uno de los espectáculos más característicos asociados al Carnaval. Se supone que deben ser contestarias, satirizando con agudeza a las principales figuras políticas del país, principalmente a los gobernantes. Está en su esencia que así sea y en cierto modo, es su razón de ser. Si pierden esa característica se transforman –aunque no sean conscientes de ello– en simples aduladores del poder de turno. Además, dejan de ser representativas de la comunidad en su conjunto para ser el eco de solo una parte de ella. Alguien que pretende trabajar en base al humor y pierde su independencia, se transforma en un payaso con ínfulas de gran artista. Pierde hasta la gracia.

Esta realidad ha provocado que mucha gente se aleje de Carnaval, tanto los que iban como simple espectadores como los propios protagonistas. Entre ellos podemos mencionar a Christian Font quien es comediante, murguista, crítico y periodista cultural. En una entrevista declaró que en 2015 no iba a salir con la murga “Diablos Verdes” de la cual solía ser integrante, por los siguientes motivos:

“Sabía que los Diablos se iban a plegar a una campaña (del Frente Amplio) y yo, más allá de lo que vote, como artista prefiero no hacerlo. Eso trasciende mi voto, porque los Diablos nunca le pidieron el carnet a nadie. Ellos estuvieron acompañando a Tabaré (Vázquez) en los actos, lo que es súper valido, pero para mí el espacio murga es en otro lugar, que tiene que ver con una cosa más plural y más crítica, donde podés tener afinidad pero no quería levantar una bandera. Soy de los que piensa que no hay que cantar para algunos sino para todos. Entonces los Diablos, que es un lugar que adoro, no es mi lugar para estar en este momento”.

Hay un hecho que es real: los artistas generalmente necesitan apoyo para poder darse a conocer y salir adelante. Pero el remedio no estriba en permitir que el Estado se entrometa en esta función. Una solución genuina, arraigada en la tradición y compatible con las prácticas de la libertad, es el mecenazgo. Traducida esta práctica a la realidad de nuestros días, una forma de darle impulso es mediante una ley que permita deducir de nuestros impuestos las contribuciones que realicemos a diferentes causas. De ese modo se preserva la auténtica generosidad (ergo, la que sale de nuestros propios bolsillos), la creatividad, la originalidad y la diversidad de la sociedad.

Del.icio.us Digg

“Liberales” en el parlamento chileno

El pasado 17 de marzo en la Universidad de Valparaíso de Chile, casa de estudios “estatal” donde sobreviví en mis primeros años universitarios, se realizaba la presentación del libro Igualdad de Agustín Squella un académico de gran trayectoria e influencia en el medio local. Comentaban el libro los jóvenes diputados Giorgio Jackson, uno de los líderes del denominado “movimiento estudiantil” del 2011, y Vlado Mirosevic, un político relativamente desconocido en la discusión pública actual.

Este último perteneciente al Partido Liberal de Chile, siendo su único diputado, inicia su intervención señalando que “Milton Friedman dice que la igualdad y libertad son incompatibles”, siguiendo a continuación una larga critica a la escuela de Chicago. Dentro de su exposición señaló en torno al matrimonio igualitario que “el Estado debe certificar el amor de las personas sin importar su sexo” y en torno al financiamiento de la política  “es el Estado que debe financiar a los candidatos”.

Cuando mis colegas y amigos me preguntan “¿qué pasa con los liberales en el congreso nacional?” Respondo con sinceridad y cierta ironía “¿cuáles?”, lamentablemente hoy en día en el parlamento no se encuentra una voz de cordura en torno a las reformas que está llevando a cabo el Gobierno encabezado por Michelle Bachelet.

Más grave aún me parece que quienes se autodenomina “Liberales” no tan solo descaradamente inventen citas denostando a intelectuales como Milton Friedman, sino que el mundo académico rinda plastecía a tales aberraciones.  Recordando el pensamiento de Friedman, de quien por cierto se cumplen sus 40 años de su histórica visita a Chile, sostenía “Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas”, quizás sea un buen recordatorio para el actual contexto chileno donde la palabra “igualdad” y “justicia social” parecen acaparar cada uno de los anuncios del gobierno, proyectos de ley de parlamentarios y debates públicos.

Recobrar el valor de la libertad pasa precisamente por reforzar los conceptos, las ideas y los intelectuales que en pasado, y presente, la han fomentado en beneficio de las personas. Cuando políticos con importante grado de influencia simplemente se dedican a repetir eslogan, estar preocupados por las encuestas de opinión o simplemente aumentar las expectativas de las personas en relación al rol del Estado, se está transitando por un delicado sendero donde es muy fácil caer y estancarse.

Tal como señala Lord Acton “Siempre fue reducido el número de los auténticos amantes de la libertad; por eso, para triunfar, frecuentemente hubieron de aliarse con gentes que perseguían objetivos bien distintos de los que ellos propugnaban. Tales asociaciones, siempre peligrosas, a veces han resultado fatales para la causa de la libertad, pues brindaron a sus enemigos argumentos abru­madores”.

Esperemos que, cumpliéndose cuatro décadas del inicio de la “Revolución de la Libertades” en Chile, podamos marcar el hito de quienes no tan solo integramos la defensa de la libertad sino también su difusión y fortalecimiento.

Del.icio.us Digg

La economía argentina después de 2011 y del default de 2014

En esta ocasión comparto el borrador de un artículo sobre la economía Argentina post 2001 y el default del 2014. En esta ocasión, el borrador lo he escrito con Carolyn Thomas, estudiante Senior de MSU Denver.

Resumidamente, el borrador discute primero la crisis del 2001, luego la política monetaria post-crisis y finalmente explica el fallo del Juez Griesa y el default del 2014.

Del resumen de dicho borrador:

“Con dos defaults de la deuda soberana durante los últimos 13 años, Argentina constituye un caso de estudio interesante acerca de las causas y efectos de los defaults por parte de estados soberanos. Argentina ha tenido una historia de problemas económicos durante los últimos cien años, en gran medida debido a la inestabilidad política y económica. Este estudio discute la economía de Argentina luego de la crisis financiera de 2001, la cual condujo al default de 2014. Este estudio también explica los principales aspectos legales respecto de los Holdouts versus el estado argentino, la controversia alrededor de la cláusula pari passu y también discute las reacciones diferentes al juicio y su consecuente default”.

Pueden bajar el borrador de SSRN.

Del.icio.us Digg

Más sobre desigualdad y riqueza

Don Pedro Shimose, además de poeta renombrado, es un hombre guiado por valores liberales como la tolerancia, los derechos humanos y la defensa de la libertad. Por ello, y precisamente porque yo también comparto esos valores es que considero valiosa su crítica hacia mí (La desigualdad no es ninguna tontería – El Deber, 27/02/15). Éste y tal vez un par de artículos más serán mi intento de explicarme mejor.

En general un obrero hoy tiene mejores condiciones de vida que un obrero hace 50 años. Un obrero hace 50 cincuenta años tenía mejores condiciones de vida que hace 200 años. Este hecho es mucho más importante en el debate del desarrollo que el asunto de la desigualdad. Creo que el énfasis en la desigualdad existe porque muchos, tal vez subconscientemente, creen que la riqueza es estática y que la economía es un juego de suma cero donde para que alguien gane otro tiene que perder: ambos conceptos son erróneos.

Para explicarme mejor veamos un ejemplo, si la riqueza total de una sociedad es de 100 peras y un obrero posee 2 peras, entonces su porcentaje de riqueza es de 2%. Si 30 años más tarde la riqueza total de la sociedad es de 1000 peras y el obrero posee 10 peras, entonces su porcentaje de riqueza será de 1%. En términos absolutos la riqueza de este obrero habrá pasado de 2 a 10, un 400% de incremento, pero su riqueza relativa habrá caído de 2% a 1%, un 50% de reducción. Yo sostengo que más importante es la riqueza absoluta, que mide la mejora de la condición de vida con respecto a sí mismo o a un mismo grupo, que la relativa, que la mide con respecto al total.

Este ejemplo hipotético se asemeja a lo que le ha sucedido en casi todo el mundo a lo largo de los últimos 200 años: ha existido una mejora general en las condiciones de vida y algunos han amasado grandes fortunas, lo cual también ha aumentado la desigualdad económica. Por lo tanto es falso el estribillo de que los “ricos son cada vez más ricos y los pobres son cada vez más pobres”. La premisa de este estribillo es que la riqueza de una economía es fija y el intercambio es un juego de suma cero; es decir muchos suponen que la riqueza total es eternamente de 100 peras, entonces si yo gano 2 peras, alguien tiene que perderlas. La historia nos muestra que las naciones crecen, prosperan y que en realidad los ricos son cada vez más ricos y los pobres son cada vez menos pobres, aunque aumente o disminuya la desigualdad.

Publicado originalmente en El Deber (Bolivia) el 15 de marzo de 2015.

http://javierpaz01.blogspot.com/

Del.icio.us Digg

Rocky Balboa y la búsqueda de la felicidad

En Rocky VI encontramos una gran lección. En una escena de apenas 2,5 minutos se debaten las dos grandes ideas que han moldeado el curso de los debates de política económica en las sociedades modernas. ¿Han de intervenir los funcionarios en la vida de individuos cuando consideran que es por su propio bien o se le debe permitir a la persona perseguir sus objetivos aunque conlleve grandes riesgos para su salud, vida o economía?

El episodio es muy emotivo porque conocemos el personaje, sabemos de donde vino, los errores de su vida y en este momento de su vida solo le quedan sus habilidades boxísticas.

¿Hasta dónde llega el límite en que un tercero puede intervenir en la vida de otro? ¿Está el límite en la recomendación o sugerencia? ¿Ni siquiera debe llegar a la recomendación? ¿Con quién te identificas? ¿Si fueses miembro del comité habrías votado de manera diferente? Si estuvieses en la situación de Rocky, ¿te sentirías indignado?

Del.icio.us Digg

La semana de la intolerancia

Bandera arcoiris

El debate del dictamen del proyecto de la ley de unión civil de personas del mismo sexo nos ha mostrado el deplorable nivel democrático de nuestros parlamentarios. Una libertad tan importante como la de decidir con quién queremos unirnos y vivir en pareja ha sido vapuleada por nuestros legisladores, escudados en pretextos oscurantistas e intolerantes. Es trágico para el país que los proyectos de vida dependan de parlamentarios tan homofóbicos y tan ignorantes de los valores democráticos. Llama la atención el desparpajo con el que decían no a la unión civil porque, según ellos, están para representar a la mayoría.

La principal lección que debe aprender un padre de la Patria es que nos representa a todos, desconocer esto es ignorancia. No pueden seguir escudándose en las mayorías para limitar la libertad. Como decía Ayn Rand, “los derechos no están sujetos al voto público; una mayoría no tiene derecho a eliminar los derechos de una minoría”.

Esta semana, desafortunadamente el conservadurismo ha predominado. Felizmente, no será la única lucha. Habrá que recordarles en la próxima que los homosexuales también tienen una familia, son hijos, hermanos, madres, parejas, y que ninguna razón conservadora puede ser más importante que el amor y la voluntad de dos adultos. Habrá que ser contundentes en que se está luchando hoy para que el hijo de nadie, ni siquiera de los congresistas, tenga que enfrentar en el futuro ese rancio e intolerante conservadurismo cuando decidan sus proyectos de vida.

Publicado originalmente el 15 de marzo de 2015 en el Diario Peru 21 (Perú).

Del.icio.us Digg