Una agenda liberal para Costa Rica

Comparto con ustedes el discurso que di el 13 de noviembre en la cena anual de la Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE) donde me honraron con el Premio ANFE a la Libertad 2014:

Buenas noches.

Agradezco profundamente a la Asociación Nacional de Fomento Económico por el honor que me brindan al otorgarme este Premio ANFE a la Libertad. Lo recibo con mucha humildad y consciente de que mi trayectoria a favor de las ideas liberales palidece en comparación con la gente que me precede recibiendo este galardón; individuos de la talla de Rodolfo Piza Escalante, Alberto di Mare, Jorge Corrales, Cecilia Valverde, entre otros.

Quiero iniciar agradeciéndole también a la persona que me introdujo a estas ideas: Otto Guevara. Fue hace 16 años cuando, en mi primer año de universidad, le toqué la puerta para pedirle que me explicara eso del libertarismo. No fue una venta fácil, pero mi escepticismo inicial fue dando paso a un convencimiento cada vez más profundo, que luego desembocaría en convicción. Y fue precisamente un noviembre hace 16 años que Otto me abrió las puertas de su despacho para permitirme trabajar como su asistente ad honorem. Si no hubiera sido por esa oportunidad, hoy no estaría aquí con ustedes.

En estos 16 años en que he estado involucrado en la promoción de las ideas liberales, son muchos los amigos y las experiencias que he cultivado, tanto aquí en Costa Rica como en todas las Américas. Para mí es un gran honor compartir esta causa con ustedes, y quiero agradecerles a quienes con sus críticas y consejos han contribuido a enriquecer mis planteamientos. Tomo las palabras de Carlos Alberto Montaner sobre los liberales para resumir mi sentir: “No hemos alcanzado la victoria, y tal vez no la alcancemos nunca, pero ha valido la pena estar en la batalla. Ha sido hermoso estar en las trincheras”. Y, agrego, ha sido hermoso no solo por la satisfacción que brinda esta causa, sino también por la compañía.

¡Y vaya batalla en la que estamos! Los liberales costarricenses nos encontramos ante una coyuntura delicada en este 2014. Por un lado tenemos ante nosotros una administración en Zapote que abiertamente suspira por regresar el país a los años setenta, a un Estado que, en palabras del presidente Luis Guillermo Solís, llegue a ser “tan grande como sea necesario para manejar de forma eficaz la economía”. Sin embargo, ante nosotros también tenemos un modelo que, si bien abrió la economía costarricense en las últimas tres décadas, es profundamente mercantilista en su naturaleza.

La apertura económica que ha experimentado Costa Rica a partir de mediados de los ochenta nos ha dado un ritmo de crecimiento económico que se encuentra entre los más altos de América Latina. No obstante, las cifras oficiales indican que el país ha fracasado consistentemente en reducir la tasa de pobreza por debajo de la barrera del 20 por ciento. Según los últimos cálculos del INEC, la pobreza incluso aumentó en el último año y ahora afecta a más de un millón de costarricenses. Esto debe servir de prueba inequívoca del déficit social del modelo.

Una mirada detallada a las medidas de liberalización que se han implementado en los últimos 30 años revela el fuerte sesgo mercantilista de estas. Gobiernos sucesivos adoptaron regímenes monetarios, comerciales, fiscales y regulatorios que beneficiaron a sectores específicos a expensas de la población en general, especialmente de los más pobres.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Populismo con moneda propia versus populismo dolarizado

Tanto Venezuela como Ecuador tienen gobiernos populistas de izquierda que se han beneficiado tremendamente de ingresos sin precedentes por la venta de petróleo. Ambos gobiernos aprovecharon esos ingresos extraordinarios para aumentar considerablemente el gasto público. Sin embargo, hay una diferencia crítica entre estos países: mientras que Venezuela tiene su propia moneda (el llamado “Bolívar fuerte”), Ecuador adoptó el dólar de EE.UU. como su moneda oficial en el 2000. Eso significa que, sin importar qué tan irresponsable sea la política fiscal del gobierno ecuatoriano, este no puede imprimir dinero para financiar su gasto.

El resultado: Venezuela tiene la tasa de inflación más alta en América Latina mientras que Ecuador tiene una de las tasas más bajas en la región.

Inflación Ecuador y Venezuela

Del.icio.us Digg

Sugerencias de cambio para el Partido Republicano

Con la esperanza de que en algún lugar allá afuera exista un republicano que lea el blog de Cato, aquí están algunas de mis reflexiones acerca de las elecciones de ayer:

  1. El conservadurismo social al estilo de los señores Murdock y Akin no tiene cabida en un partido político moderno. La oposición al aborto no justifica comentarios trastornados acerca de la “violación legítima” y de embarazos por violación “deseados por Dios”. Lo mismo se aplica a la oposición a la igualdad ante la ley para los homosexuales. Los referéndums en Maine y Maryland son señales de lo que está por venir. El electorado cada vez se vuelve más tolerante de la homosexualidad y crecientes números de electores sienten que prohibir que los homosexuales se casen es una discriminación —así de sencillo.
  2. Es tonto atacar a los latinos durante las primarias y luego sorprenderse cuando ellos respaldan en números masivos a su adversario. La demografía es el destino y el voto latino se volverá cada vez más importante en las próximas elecciones. El Partido Republicano debería adelantarse y proponer una reforma migratoria integral que incluya un camino hacia la legalización para los electores indocumentados antes de que lo haga Obama.
  3. Los estadounidenses están cansados de una política exterior patriotera y mientras que muchos electores están espantados por los ataques en Paquistán con aviones no tripulados por parte de la administración de Obama, pocos están listos para otra guerra a gran escala en el Oriente Medio, o en otra parte del mundo.
  4. Los principios importan. Durante su carrera política, Mitt Romney estuvo en ambos lados de cada asunto, haciendo campaña como un republicano centrista y moderado para el senado en Massachusetts y como un conservador ortodoxo durante las primarias del Partido Republicano. En realidad, nadie podía estar muy seguro de lo que él creía o cuál era su posición.

Las derrotas pueden ser difíciles, pero si proveen una oportunidad para la renovación. Con G.W. Bush, el Partido Republicano se adhirió a un socialdemócrata fiscal y conservador social que le hizo un daño masivo a la reputación del partido. Con Mitt Romney, el Partido Republicano optó por un hombre que era todo para todos al mismo tiempo. Tal vez la próxima vez, el partido escoja a una persona que refleje las preferencias políticas de la gran mayoría de los estadounidenses: la probidad fiscal combinada con apertura social.

Del.icio.us Digg

Impuestos: Lo que el gobierno no te cuenta

Este video, realizado por la Fundación Libertad y Progreso de Argentina, cita dentro del primer minuto a Juan Bautista Alberdi, quien inspiró la Constitución liberal de 1853 de Argentina: “Después de ser máquinas del fisco español, hemos pasado a serlo del fisco nacional: he ahí toda la diferencia”. El video es una explicación muy didáctica de la pesada carga tributaria que sobrelleva el argentino promedio. Al camionero Juan, ciudadano de la provincia de Buenos Aires, con impuestos explícitos y ocultos (léase: inflación) “el Estado le sacó … el 53% de su dinero. Por lo tanto, cada año, él trabaja 196 días para el Estado y solo 169 días para él y su familia”. Creo que la misma explicación se podría aplicar a la muchos otros países latinoamericanos.

Del.icio.us Digg

Analizando las políticas de austeridad de Portugal

Portugal está “al borde del abismo” reza el titular de un artículo de Reuters de la semana pasada. A pesar de haber recibido un rescate de $104.500 millones el año pasado de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional, la economía de dicho país continúa contrayéndose a medida que el desempleo aumenta y crece la incertidumbre sobre su permanencia en el euro. Al igual que Grecia, Portugal podría necesitar un segundo rescate pronto.

Como se ha dicho en otros casos, algunos expertos afirman que la austeridad es en parte responsable de la actual crisis económica de Portugal. Incluso el FMI ha dicho que intentar cumplir con la meta del déficit “podría no ser la mejor política” si el país cae en una recesión más profunda. La pregunta entonces es qué entendemos por “austeridad”.

En primer lugar, es importante señalar que Portugal se metió en problemas por tener un gobierno que gastó demasiado por mucho tiempo. En 2001 el país fue el primero en romper el límite de déficit del 3% del PIB establecido en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE. Desde entonces, Portugal registró déficit presupuestarios significativos, y en 2009, como reacción a la crisis mundial, el país implementó un enorme paquete de estímulo que disparó el déficit al 9,4% del PIB. (Cabe señalar que el estímulo fracasó, el desempleo subió del 9,5% en 2009 al 14,9% actual).

Gasto público en Portugal

* Usando Deflator del PIB.
Fuente: Comisión Europea, Asuntos Económicos y Financieros.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Analizando las políticas de austeridad de España

España es quizá el eslabón más débil de la Eurozona después de Grecia. Casi una cuarta parte de su fuerza laboral está desempleada; su sistema bancario es extremadamente vulnerable y podría colapsar en cualquier momento; los precios de la vivienda no han regresado a la normalidad tras el estallido de la burbuja inmobiliaria; y la economía está en su segunda recesión en tan solo dos años y se espera que se contraiga aún más en 2012 e incluso también en 2013. Un rescate parece inminente y el economista de George Mason University, Tyler Cowen, incluso advierte de “una implosión absoluta y total” de la economía española.

Hay un amplio consenso de que los problemas económicos de España son el resultado de una enorme burbuja inmobiliaria —aún más grande que la que afectó a EE.UU.— que estalló en 2008. Tan solo el año anterior a eso, España gozaba de indicadores fiscales saludables: Un superávit presupuestario del 1,9% del PIB y una deuda bruta consolidada de solo 36,2% del PIB. Sin embargo, una vez que estalló la burbuja, los ingresos del gobierno colapsaron y se inyectó gasto de estímulo en la economía, lo que se tradujo en un déficit fiscal de 11,2% en 2009 y una deuda bruta que ha aumentado más de 30 puntos porcentuales del PIB en tan solo cuatro años.

Paul Krugman y The Economist sostienen que esto demuestra que, a diferencia de Grecia, España no era despilfarradora. Sin embargo, el diablo está en los detalles. Es cierto que España tenía un superávit antes de la crisis, pero no porque el gasto público fuera mesurado, sino porque los ingresos tributarios estaban aumentando exponencialmente (gracias al crecimiento de la burbuja inmobiliaria). Si nos fijamos en el gasto total del gobierno español en la última década, podemos ver un aumento constante y significativo desde 2009:

Gasto público en España
* Usando Deflator del PIB.
Fuente: Comisión Europea, Asuntos Económicos y Financieros.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Analizando las políticas de austeridad de Italia

La economía italiana se contrajo por tercer cuarto consecutivo, profundizando la recesión del país y echándole fuego a la crisis del euro. Italia es la tercera economía más grande de la Eurozona, y muchos la ven como el jaque mate de un eventual colapso de la moneda común, ya que es demasiado grande para quebrar. Ni la UE ni el FMI tienen suficientes recursos para rescatarla. Si Italia cae, probablemente signifique el fin del euro.

Hoy muchos acusan a la austeridad de los problemas económicos de Italia. Chiara Corsa, una economista en UniCredit, escribió que “el elemento clave es la austeridad, que constituye una pesada carga sobre el consumo y la inversión”. Las recientes elecciones municipales vieron el surgimiento de partidos anti-austeridad. Paul Krugman lo advirtió en diciembre pasado, cuándo describió al plan de austeridad del primer ministro Mario Monti como “contraproducente” y “delirante”.

No obstante, como ocurre en los casos de Gran Bretaña, Francia y Grecia, los expertos no aclaran qué implica la austeridad en Italia, a pesar de que muchos parecen referirse a recortes de gasto. Por ejemplo, si la crítica de Krugman sobre la austeridad italiana es consistente con sus críticas sobre la austeridad en otras partes de Europa, sabemos que se refiere a recortes de gasto. Así que veamos si se ha dado alguno:

Gasto público en Italia

* Usando Deflator del PIB.
Fuente: Comisión Europea, Asuntos Económicos y Financieros.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Analizando las políticas de austeridad de Grecia

Desde 2009 Grecia ha estado en el epicentro de la crisis del euro, y tras las elecciones parlamentarias de la semana pasada, parece que su salida de la moneda común es inminente. Todos concuerdan en que Grecia no se metió en problemas por gastar muy poco, sino exactamente por lo contrario. Cuando George Papandreou asumió el cargo de primer ministro en octubre de 2009, descubrió que su predecesor conservador había manipulado las cuentas nacionales y le había dejado un enorme déficit fiscal del 12,7% del PIB. El socialista Papandreou se vio entonces forzado a archivar sus promesas de más beneficios sociales y a implementar un programa de austeridad fiscal a cambio de rescates multi-millonarios de la Unión Europea y el FMI.

Dos años y medio después, la situación en Grecia es aún más sombría, con una economía que sigue contrayéndose y un desempleo en continuo aumento. Hoy muchas personas afirman que, a pesar de que el despilfarro fue la causa de los problemas de Grecia, la austeridad está empeorando la situación al recortar el gasto público muy rápido y muy profundo. El editor de la revista Time, Fareed Zakaria, explicó la dinámica en su programa GPS de CNN el pasado domingo:

“El problema es que a medida que estos gobiernos reducen el gasto en economías sumamente deprimidas, esto ha causado que el crecimiento se desacelere aún más —considere que los trabajadores públicos que han sido despedidos tienden a comprar menos bienes y servicios, por ejemplo— y todo esto significa una caída de los ingresos fiscales y por lo tanto, un déficit aún mayor”.

Zakaria no es el único que identifica a la austeridad con recortes en el gasto público e incluso algunos comentaristas dramatizan el término añadiendo adjetivos como “profunda”, “brutal”, “salvaje” o “contraproducente”. Veamos cuán brutales han sido estos recortes en Grecia:

Gasto público en Grecia
Fuente: Comisión Europea, Asuntos Económicos y Financieros.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Analizando las políticas de austeridad de Francia

Continuemos con el estudio de las políticas de austeridad en Europa. Ayer escribí que en Gran Bretaña la austeridad hasta el momento ha consistido únicamente en alzas de impuestos, ya que el gasto público, en términos nominal y real, continúa aumentando a pesar de los anuncios de profundos recortes por parte del gobierno de David Cameron. ¿Qué sucede en Francia? El país acaba de inaugurar un presidente socialista quien, según Paul Krugman y algunos medios de comunicación, fue electo precisamente para luchar contra la austeridad.

Veamos si en realidad la austeridad en Francia ha involucrado recortes de gasto significativos:

Gasto público en Francia
Fuente: Comisión Europea, Asuntos Económicos y Financieros.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Analizando las políticas de austeridad de Gran Bretaña

El debate sobre las políticas de austeridad en Europa está siendo seguido muy de cerca en América Latina, y muchas personas están sacando conclusiones equivocadas sobre cómo la austeridad está supuestamente estrangulando a las economías del Viejo Continente. Sin embargo, para entender mejor lo que ocurre al otro lado del Atlántico, tenemos que aclarar primero qué entendemos por “austeridad”.

Existen diferentes definiciones de austeridad allá afuera. El término podría referirse a la consolidación fiscal mediante recortes de gasto únicamente. También podría significar una mezcla de recortes de gastos y aumentos de impuestos (el llamado “enfoque equilibrado”), o podría tratarse solamente de aumentos de impuestos. De tal forma que cuando las personas culpan a la “austeridad” por los problemas económicos de Europa, podrían estar hablando de un conjunto de políticas muy diferente en cada país.

Echemos un vistazo a Gran Bretaña, país que acaba de entrar en una segunda recesión debido, según Paul Krugman del New York Times, al “fracaso evidente” de las políticas de austeridad. Si observamos los niveles de gasto gubernamental en Gran Bretaña, tanto en términos nominal como real, podemos ver que a pesar del anuncio de recortes profundos por parte del gobierno del primer ministro David Cameron, el gasto público sigue en aumento:

Gasto público de Gran Bretaña
Fuente: Comisión Europea, Asuntos Económicos y Financieros.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg