En memoria de Carlos Ball

Carlos Ball

Lamento informarles que el periodista venezolano y académico asociado del Instituto Cato, Carlos Ball, falleció la semana pasada. Tenía 75 años. Carlos fue un campeón de la libertad y un viejo amigo de muchos de los que conformamos el movimiento de la libertad en las Américas. Su vida fue un testimonio sobre el poder de las ideas y la vivió con un firme apego al liberalismo clásico.

Carlos fue co-fundador de CEDICE, un centro de investigaciones liberal en Caracas que celebró su aniversario No. 30 este año y con el que Cato ha trabajado de cerca durante muchos años (y que ha sido severamente acosado por el régimen chavista). Durante los ochenta, Carlos fue el editor de El Diario de Caracas, un periódico importante que fue crítico de las políticas estatales. Fue cuando Carlos representó a los periodistas venezolanos en una conferencia de la Asociación Inter-Americana de Prensa en 1987 en San Antonio, Texas y denunció los ataques a la libertad de prensa del entonces presidente Lusinchi, que Lusinchi exigió que Carlos sea despedido del periódico, requiriendo esto para la renovación del popular canal de televisión RCTV —parte de la misma empresa de medios de comunicación. Carlos fue despedido del periódico, el gobierno le formuló cargos penales y el juez que presidía el caso le dijo “Tengo instrucciones de arriba”. En ese momento Carlos abandonó Venezuela, mudándose a la Florida donde viviría el resto de su vida. RCTV recibió una licencia de 20 años. Fue la expiración de esa licencia en 2007 —que Hugo Chávez se negó a renovar, cerrando así el canal de televisión— que desencadenó una masiva protesta estudiantil en contra del gobierno ese año (Como resultado de esto, Chávez perdió un referéndum constitucional y desaceleró temporalmente su acumulación de poder).

La idea de que Venezuela estaba condenada a repetir tales experiencias y que el país pronto perdería más libertades si la libertad económica no era también respetada era un tema recurrente en los escritos de Carlos. En esto, él estaba dentro de un grupo muy pequeño de intelectuales venezolanos que desde hace décadas advirtieron en contra de la ideología del socialismo que predominaba en el sistema político y en gran parte de la sociedad venezolana. De hecho, con mucha razón él percibió al régimen de Hugo Chávez como una extensión lógica, aunque más extrema, de lo que había sucedido antes. “Chávez”, escribió, “ha profundizado, acelerado y exacerbado la corrupción, la concentración del poder, la violación de los derechos de propiedad” y el poder de la burocracia sobre la vida de la gente. En un ensayo de 1992, Carlos escribió que “la fecha fatal” para su país fue enero de 1976, cuando el presidente Pérez nacionalizó la industria petrolera. Eso “significó un cambio radical; por primera vez desde la muerte del General Gómez [1935], el poder político y económico residía nuevamente en las mismas manos: en las del jefe de Estado”.

Después escribiría: “Sin esa concentración de la riqueza nacional en manos políticas, Chávez jamás hubiera podido cubanizar a Venezuela porque fue el poder económico del petróleo lo que permitió al gobierno aplastar la libertad individual de los venezolanos”. Qué tanta razón tuvo.

En 1991, Carlos creó AIPE —la Agencia Inter-Americana de Prensa Económica— que distribuía artículos de los liberales clásicos más destacados de la región a los periódicos más importantes de Latinoamérica. También tradujo y distribuyó artículos de Milton Friedman, Gary Becker, James Buchanan y otros académicos distinguidos, introduciendo también a estos pensadores a un sinnúmero de lectores latinoamericanos. En el sitio Web en español del Instituto Cato (elcato.org) fuimos capaces de crear una página especial de Milton Friedman compuesta de una colección de artículos de Friedman, la mayoría de los cuales vinieron de AIPE. De hecho, cuando creamos elcato.org en 1998, AIPE proveyó gran parte del material que publicábamos. También proveyó un modelo que pronto adoptaríamos de publicar artículos en la región que luego colgaríamos en la página web. Para cuando Carlos cerró AIPE en 2010, había distribuido 8.788 columnas de opinión de 734 autores. El siguiente año, la Hoover Institution de Stanford University incluyó la colección completa de artículos en sus prestigiosos archivos.

El largo y trágico declive de Venezuela hacia el autoritarismo y el retraso económico lamentablemente le han dado la razón a las opiniones de Carlos. Pero como se volvió evidente para mi en una visita a Caracas hace unos meses, la erupción de protestas estudiantiles masivas y pacíficas este año muestra una nueva apreciación de la libertad entre los venezolanos. Como dijo María Corina Machado —una importante líder de la oposición que explícitamente defiende las libertades económicas, políticas y civiles— en el evento de CEDICE al cual yo asistí, el país claramente ha cambiado este año y la gente, como nunca antes, está demandando un rango amplio de libertades. CEDICE está jugando un papel importante en ese cambio y es parte del legado de Carlos Ball.

Puede leer muchos de los artículos de Carlos en español aquí y algunos artículos de él en inglés aquí.

Hace algunos meses, le envié a Carlos un artículo que escribí sobre Venezuela y que fue publicado en El Comercio (Perú). Él respondió con entusiasmo y ánimo, despidiéndose con un “¡Viva Cato!” Extrañaré a Carlos.

Del.icio.us Digg

Asalto a la libertad de prensa

Para incorporar algo de tierra fértil en el mar de ignorancia en que nos debatimos, se hace necesario recabar el máximo provecho del conocimiento existente, por su naturaleza disperso y fraccionado entre millones de personas. Con razón ha sentenciado Einstein que “todos somos ignorantes, solo que en temas distintos”. Al efecto de sacar partida de esta valiosa descentralización, es indispensable abrir de par en par puertas y ventanas para permitir la incorporación de la mayor dosis de sapiencia posible. Esto naturalmente requiere libertad de pensamiento y la consiguiente libertad de expresarlo, lo cual se inserta en el azaroso proceso evolutivo de refutaciones y corroboraciones siempre provisorias.

Esta libertad es respetada y cuidada como política de elemental higiene cívica en el contexto de una sociedad abierta, no solo por lo anteriormente expresado sino porque demanda información de todo cuanto ocurre en el seno de los gobiernos para así velar por el cumplimiento de sus funciones específicas y minimizar los riesgos de extralimitación y abuso de poder.

Este es el sentido por el que los Padres Fundadores en EE.UU. otorgaron tanta importancia a la libertad de prensa y es el motivo por el que se insertó con prioridad en la mención de los derechos de las personas en su carta constitucional, la cual, dicho sea al pasar, fue tomada como punto de referencia en la sanción de la argentina. Jefferson escribió en 1787 que “si tuviera que decidir entre un gobierno sin periódicos o periódicos sin gobierno, no dudaría en elegir lo último”.

Resulta especialmente necesaria la indagación por parte del periodismo cuando los aparatos de la fuerza que denominamos gobierno pretenden ocultar información bajo los mantos de la “seguridad nacional” y los “secretos de Estado” alegando “traición a la patria” y esperpentos como el “desacato” o las intenciones “destituyentes” por parte de los representantes de la prensa. Debido a su trascendencia y repercusión pública internacional, constituyen ejemplos de acalorados debates sobre estos asuntos los referidos a los llamados “Papeles del Pentágono” (tema tan bien tratado por Hannah Arendt) y el célebre “Caso Watergate” que terminó derribando un gobierno.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

¿Teníamos música, artes y libros antes de la UNESCO?

¿Tendríamos música, arte y libros sin las Naciones Unidas? El gran pianista Herbie Hancock sugiere en un artículo (en inglés) del Washington Post que nuestra vida cultural sería infecunda sin la UNESCO:

No me puedo imaginar un mundo sin música, sin arte, sin películas, sin danza, sin teatro y sin libros. Sería una existencia muy deprimente y gris, con poca cooperación y comunicación entre los ciudadanos. Las artes son el pegamento que nos mantiene unidos, el tejido cultural de nuestras vidas y siembran las semillas de experiencias inventivas compartidas a nivel mundial…

La UNESCO ayuda a asegurar que nuestro mundo siga siendo conmovedor, lleno de espíritu y de vida.

Por ejemplo: La UNESCO recientemente denominó el 30 de abril como el Día Internacional del Jazz. Esta es una oportunidad para difundir el evangelio del jazz, su mensaje de paz y cooperación y sus particulares características estadounidenses. …

La música es un ingrediente esencial en mi vida y estoy asombrado por su poder….

Por esta razón la participación de EE.UU. en la UNESCO y en las Naciones Unidas debe continuar….

Durante estos difíciles tiempos, el trabajo de la UNESCO se necesita más que nunca.

Herbie Hancock es un gran pianista y compositor, pero aquí parece haber dejado que los burócratas de la UNESCO lo lleven a esgrimir un argumento ridículo. Lo suficientemente ridículo como para recordarle a uno a Hillary Clinton, quien cuando los republicanos amenazaron con eliminar el National Endowment for the Arts (NEA) dijo: “Esta es una época siniestra para los que nos preocupamos de las artes en EE.UU. Un esfuerzo mal concebido y mal informado de eliminar el respaldo público a las artes no solamente amenaza con causar un daño irrevocable a nuestras instituciones culturales sino también a nuestro sentido de identidad y de lo que nosotros representamos como un pueblo”. Por favor… Las artes son mucho más importantes en nuestras vidas que cualquier cosa que hagan el NEA o la UNESCO. Y tienen mucho más “respaldo público” que estos modestos gastos del Estado.

Para aquellos que respaldan el gasto estatal en las artes, estudios económicos (en inglés) muestran que las instituciones de artes y cultura sin fines de lucro gastan alrededor de $63.000 millones al año. Los estadounidenses donan (en inglés) $13.000 millones al año a organizaciones de arte y cultura. Y por supuesto esos números parecen pequeños frente al gasto de los estadounidenses en actividades culturales con fines de lucro: $443.000 millones (en inglés) en 2010 en entretenimiento y $28.000 millones (en inglés) en libros.

Comparado con estos números, el presupuesto anual del NEA de alrededor de $150 millones y cualquier porción del presupuesto (en inglés) anual de la UNESCO de $325 millones que sea gastado en las artes son poca cosa. Si ambas desaparecieran, la música, las artes, las películas, la danza, el teatro y los libros continuarían prosperando (en inglés).

Del.icio.us Digg

El gobierno ecuatoriano y su intento fallido de vender una imagen positiva en Washington

Esta semana el gobierno ecuatoriano y los medios de comunicación del país enviaron representantes a Washington para participar en una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el estado de la libertad de expresión y prensa en Ecuador. La audiencia se realizó ayer y aquí pueden ver el video de la audiencia. Si el gobierno ecuatoriano pretendía vender la imagen de que en Ecuador hay un Estado de Derecho que garantiza derechos humanos como la libertad expresión y prensa, pues este periplo fracasó rotundamente.

Hay tres cosas tremendamente reveladoras. Primero, la delegación de los medios de comunicación inició la audiencia presentando un video que explica de manera breve (4 minutos) y clara la clase de gobierno que tenemos hoy en Ecuador:

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Un juez experto en “copia y pega”

Como se sabe el diario El Universo de Guayaquil, sus directivos y uno de sus columnistas fue condenado por una decisión del juez Juan Paredes a pagarle al presidente Rafael Correa $40 millones, y los 4 individuos involucrados fueron sentenciados a 3 años de cárcel. Se comentó desde el principio que la sentencia de Paredes había sido escrita en horas, a pesar de constar de numerosas páginas. El 31 de julio de 2011 El Universo publicó unos hallazgos del jurista Joffre Campaña, en los cuales se ve como el juez Paredes es un vulgar artífice del “copia y pega”. El tipo simplemente extrajo párrafos enteros de sitios virtuales chilenos y argentinos para construír su sentencia.

La nota aparecida ayer en El Universo dice, en parte:

“Mientras revisaba la sentencia del juez Juan Paredes en contra de la Compañía Anónima EL UNIVERSO, sus directivos y el ex-editor de Opinión, el jurista Joffre Campaña detectó unos textos que, a su criterio, eran ‘bastante elaborados’. Se referían, especialmente, a los conceptos sobre la injuria calumniosa, delito que el presidente Rafael Correa imputó a Emilio Palacio, Carlos, César y Nicolás Pérez”.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Mordaza en Ecuador

Condenados. “Cuando advierta que para producir usted necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces usted podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada”. (Ayn Rand, 1950).

Fue esta la portada que saludó por la mañana a miles de lectores del periódico ecuatoriano El Universo el pasado 21 de julio de 2011. Por la opinión personal de uno de sus columnistas, Emilio Palacio, el diario El Universo fue condenado en un juicio por 40 millones de dólares, por parte del presidente Rafael Correa, quien dijo sentirse injuriado por la columna publicada.

La columna era un análisis de la crisis de gobierno del 30 de septiembre del pasado 2010, y no un reporte periodístico con vocación de informar. Con la injusta condena, se pasó sin más, por encima del medio que John Stuart Mill acuñara como “la esencia para el descubrimiento de la verdad”; la libertad de expresión que en El Salvador disfrutamos y a veces tomamos por sentado.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

El hamponato judicial en Ecuador

Rafael Correa con guitarraComo Bucaram, como Chávez, payasos…

Al menos dos grandes escándalos judiciales han aflorado en Ecuador en el pasado reciente: (1) el relacionado con la sentencia contra la empresa ChevronTexaco, condenada a pagar miles de millones de dólares por un juez ecuatoriano corrupto, una decisión basada en un informe de un mal llamado experto, elaborado en gran parte por la parte acusadora. Esta decisión fue ayudada por las presiones abiertas del Presidente Correa y su gobierno para que se dictara un fallo condenatorio. Y (2) el relacionado con la decisión del juez de Guayaquil Juan Paredes, quien en 24 horas “elaboró” un informe de 80 páginas para declarar culpables de calumniar al presidente a un diario ecuatoriano y a uno de sus columnistas, dándole 3 años de prisión al columnista y obligando al diario, sus directivos y al columnista a pagarle a Correa $40 millones.

Detrás de las dos grotescas decisiones está Rafael Correa, quien se propone establecer en Ecuador un verdadero hamponato judicial, a imagen y semjanza del que ya existe en Venezuela gracias a Hugo Chávez, quien sigue siendo el tutor de Correa en estas marramucias.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Un precedente nefasto en Ecuador

En menos de cuatro meses la justicia ecuatoriana, conocida por ser lenta, ha llegado a una decisión en la querella que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, planteó en contra del columnista Emilio Palacio, los directivos del diario que publicaba sus editoriales El Universo y la empresa Diario El Universo. Según el presidente, Emilio Palacio lo injurió en este artículo y los directivos del diario y la misma empresa “coadyuvaron” en la ejecución del supuesto delito. En otras palabras, se fijaría el precedente de responsabilizar a terceros –incluso con cárcel– de lo que un individuo dice a título personal y con su firma.

El dictamen establece que los directivos del diario –César, Carlos y Nicolás Pérez– y el columnista Emilio Palacio irán a la cárcel por tres años y que además deberán pagarle $30 millones a Correa. Además, el juez ha pedido que paguen 5% de los costos de los abogados del presidente. Finalmente, el dictamen pide que la empresa Diario El Universo le cancele otros $10 millones al presidente.

Esto es un acto de intimidación para todos los medios y ciudadanos independientes de Ecuador. Aunque no es el primer golpe a la libertad de expresión durante este gobierno, si es el más radical dado el contexto. El 7 de mayo el presidente obtuvo en las urnas el poder de “meter las manos en las cortes“, como él mismo lo dijo al proponer la consulta. De esta manera, el poder judicial del país próximamente podrá ser agregado la cada vez más extensa lista de instituciones capturadas por el gobierno.

Una vez que se complete la captura del poder judicial y luego de este dictamen, podremos esperar o más auto-censura por parte de los medios independientes o más personas enjuiciadas/encarceladas por opinar o una combinación de ambas cosas. Lo que si es seguro es que este es un duro golpe a la libertad en nuestro país.

Del.icio.us Digg

La guerra contra El Universo en Ecuador

El presidente Rafael Correa ha declarado varias veces que sus principales adversarios son los medios de comunicación privados, particularmente aquellos que insisten en publicar cosas que incomodan al gobierno. Es cierto que estos medios deben ser la piedra en el zapato del presidente, puesto que son prácticamente los únicos que limitan al poder del ejecutivo actualmente.

Dentro de este grupo de medios, los ataques del gobierno se han concentrado en el diario El Universo. El último ataque consiste en involucrar a los actuales dueños en un asunto que ya fue juzgado por la justicia del Ecuador hace muchos años y en la cual ni siquiera participaron ellos sino su difunto padre. Aquí pueden leer la contestación de los directivos de El Universo que apareció en la portada del diario de hoy con el titular “¡No callaremos, señor presidente!”

Debo confesar que me alegra contribuir con una columna de opinión semanal a un diario con dueños que, al menos hasta ahora, han demostrado no someterse al poder. Puede que defiendan la línea editorial independiente de su diario por interés propio, pero su lucha nos favorece a todos los que estamos interesados en tener una prensa independiente en el país.

Del.icio.us Digg

Venezuela y “Huguito”

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) de Venezuela pidió a una estación local de televisión, Televen, que suspenda inmediatamente la telenovela colombiana “Chepe Fortuna” porque considera que esta concede un “tratamiento denigrante” al país petrolero.

¿A qué se refiere con “tratamiento denigrante”? Probablemente a esta escena en la que una mujer llamada Venezuela lamenta la pérdida de su perro, ‘Huguito’. El diálogo vale oro:

Venezuela: ¿Qué va a hacer de Venezuela sin su Huguito?
Interlocutor: Vas a ser libre Venezuela. Huguito últimamente vivía pupusiandose por todas partes, metiéndose en la casa de todo el mundo, ¡haciéndote quedar mal Venezuela!

Aquí pueden ver la escena (desde aproximadamente el segundo 1:00):

Del.icio.us Digg