En memoria de Carlos Ball

Carlos Ball

Lamento informarles que el periodista venezolano y académico asociado del Instituto Cato, Carlos Ball, falleció la semana pasada. Tenía 75 años. Carlos fue un campeón de la libertad y un viejo amigo de muchos de los que conformamos el movimiento de la libertad en las Américas. Su vida fue un testimonio sobre el poder de las ideas y la vivió con un firme apego al liberalismo clásico.

Carlos fue co-fundador de CEDICE, un centro de investigaciones liberal en Caracas que celebró su aniversario No. 30 este año y con el que Cato ha trabajado de cerca durante muchos años (y que ha sido severamente acosado por el régimen chavista). Durante los ochenta, Carlos fue el editor de El Diario de Caracas, un periódico importante que fue crítico de las políticas estatales. Fue cuando Carlos representó a los periodistas venezolanos en una conferencia de la Asociación Inter-Americana de Prensa en 1987 en San Antonio, Texas y denunció los ataques a la libertad de prensa del entonces presidente Lusinchi, que Lusinchi exigió que Carlos sea despedido del periódico, requiriendo esto para la renovación del popular canal de televisión RCTV —parte de la misma empresa de medios de comunicación. Carlos fue despedido del periódico, el gobierno le formuló cargos penales y el juez que presidía el caso le dijo “Tengo instrucciones de arriba”. En ese momento Carlos abandonó Venezuela, mudándose a la Florida donde viviría el resto de su vida. RCTV recibió una licencia de 20 años. Fue la expiración de esa licencia en 2007 —que Hugo Chávez se negó a renovar, cerrando así el canal de televisión— que desencadenó una masiva protesta estudiantil en contra del gobierno ese año (Como resultado de esto, Chávez perdió un referéndum constitucional y desaceleró temporalmente su acumulación de poder).

La idea de que Venezuela estaba condenada a repetir tales experiencias y que el país pronto perdería más libertades si la libertad económica no era también respetada era un tema recurrente en los escritos de Carlos. En esto, él estaba dentro de un grupo muy pequeño de intelectuales venezolanos que desde hace décadas advirtieron en contra de la ideología del socialismo que predominaba en el sistema político y en gran parte de la sociedad venezolana. De hecho, con mucha razón él percibió al régimen de Hugo Chávez como una extensión lógica, aunque más extrema, de lo que había sucedido antes. “Chávez”, escribió, “ha profundizado, acelerado y exacerbado la corrupción, la concentración del poder, la violación de los derechos de propiedad” y el poder de la burocracia sobre la vida de la gente. En un ensayo de 1992, Carlos escribió que “la fecha fatal” para su país fue enero de 1976, cuando el presidente Pérez nacionalizó la industria petrolera. Eso “significó un cambio radical; por primera vez desde la muerte del General Gómez [1935], el poder político y económico residía nuevamente en las mismas manos: en las del jefe de Estado”.

Después escribiría: “Sin esa concentración de la riqueza nacional en manos políticas, Chávez jamás hubiera podido cubanizar a Venezuela porque fue el poder económico del petróleo lo que permitió al gobierno aplastar la libertad individual de los venezolanos”. Qué tanta razón tuvo.

En 1991, Carlos creó AIPE —la Agencia Inter-Americana de Prensa Económica— que distribuía artículos de los liberales clásicos más destacados de la región a los periódicos más importantes de Latinoamérica. También tradujo y distribuyó artículos de Milton Friedman, Gary Becker, James Buchanan y otros académicos distinguidos, introduciendo también a estos pensadores a un sinnúmero de lectores latinoamericanos. En el sitio Web en español del Instituto Cato (elcato.org) fuimos capaces de crear una página especial de Milton Friedman compuesta de una colección de artículos de Friedman, la mayoría de los cuales vinieron de AIPE. De hecho, cuando creamos elcato.org en 1998, AIPE proveyó gran parte del material que publicábamos. También proveyó un modelo que pronto adoptaríamos de publicar artículos en la región que luego colgaríamos en la página web. Para cuando Carlos cerró AIPE en 2010, había distribuido 8.788 columnas de opinión de 734 autores. El siguiente año, la Hoover Institution de Stanford University incluyó la colección completa de artículos en sus prestigiosos archivos.

El largo y trágico declive de Venezuela hacia el autoritarismo y el retraso económico lamentablemente le han dado la razón a las opiniones de Carlos. Pero como se volvió evidente para mi en una visita a Caracas hace unos meses, la erupción de protestas estudiantiles masivas y pacíficas este año muestra una nueva apreciación de la libertad entre los venezolanos. Como dijo María Corina Machado —una importante líder de la oposición que explícitamente defiende las libertades económicas, políticas y civiles— en el evento de CEDICE al cual yo asistí, el país claramente ha cambiado este año y la gente, como nunca antes, está demandando un rango amplio de libertades. CEDICE está jugando un papel importante en ese cambio y es parte del legado de Carlos Ball.

Puede leer muchos de los artículos de Carlos en español aquí y algunos artículos de él en inglés aquí.

Hace algunos meses, le envié a Carlos un artículo que escribí sobre Venezuela y que fue publicado en El Comercio (Perú). Él respondió con entusiasmo y ánimo, despidiéndose con un “¡Viva Cato!” Extrañaré a Carlos.

Del.icio.us Digg

Más dolarización, por favor

En mi Índice de Miseria (en inglés), calculo un ranking para todos los países de los cuales la Economic Intelligence Unit posee datos adecuados. Mi Índice de Miseria —una suma simple de la inflación, las tasas de préstamos, y las tasas de desempleo, menos el crecimiento interanual del PIB per cápita— es utilizado para construir un ranking de 89 países (en inglés). El cuadro presentado abajo es un sub-índice de todos los países latinoamericanos incluidos en el Índice Mundial de Miseria.

Ranking de países latinoamericanos en el Índice de Miseria

Ranking (del mejor al peor)

País

Índice de Miseria

Principal Factor contribuyente

1

VENEZUELA

79,4

Inflación

2

ARGENTINA

43,1

Inflación

3

BRASIL

37,3

Tasa de interés

4

REPÚBLICA DOMINICANA

29,8

Desempleo

5

NICARAGUA

27,0

Tasa de interés

6

HONDURAS

26,8

Tasa de interés

7

COSTA RICA

25,6

Tasa de interés

8

PERÚ

23,9

Tasa de interés

9

URUGUAY

23,8

Tasa de interés

10

BOLIVIA

20,2

Tasa de interés

11

COLOMBIA

19,6

Tasa de interés

12

PARAGUAY

19,1

Tasa de interés

13

TRINIDAD Y TOBAGO

17,9

Tasa de interés

14

CHILE

14,6

Tasa de interés

15

ECUADOR

12,7

Tasa de interés

16

EL SALVADOR

12,4

Desempleo

17

PANAMÁ

8,2

Tasa de interés

Fuente: Economist Intelligence Unit (EIU), preparado por el Profesor Steve H. Hanke, Johns Hopkins University.

Un puntaje más alto en el Índice de miseria significa que el país, y quienes lo habitan, son más miserables. En otras palabras, este es un cuadro en el que no es bueno ser el primero.

Venezuela y Argentina (en inglés), armados con agresivas políticas socialistas, son los más miserables de la región. Por otro lado, Panamá (en inglés), El Salvador y Ecuador (en inglés, acceso restringido) obtienen el mejor puntaje en el Índice de Miseria para América Latina. Panamá, con alrededor de un décimo del puntaje en el Índice de miseria que aquel de Venezuela, ha utilizado el dólar estadounidense como moneda legal desde 1904. Ecuador y El Salvador también están dolarizados (Ecuador desde el 2000 y El Salvador desde 2001) —utilizan el dólar y queda claro que la adopción del dólar supera todas las demás políticas económicas.

La lección que debemos aprender aquí está clara: las tácticas que emplean gobiernos socialistas como los de Venezuela y Argentina rinden resultados miserables, mientras que la dolarización está asociada con menos miseria.

Del.icio.us Digg

El “rebelde desconocido”

Hoy hace 25 años se dieron las manifestaciones en la Plaza de Tiananmen en contra de la dictadura comunista que continúa gobernando China. Debido a que el Partido Comunista se apartó de la ortodoxia y permitió un mayor grado de libertad económica, 680 millones de chinos abandonaron la pobreza entre 1980 y 2010 y la tasa de pobreza extrema se redujo de 84% a 10% durante el mismo periodo.

Sin embargo, ese progreso en el ámbito económico no debería hacernos olvidar que China sigue siendo gobernada por un régimen que reprime libertades fundamentales del individuo como las de expresarse y/o asociarse. Incluso en la dimensión económica, China sigue teniendo un nivel de libertad económica relativamente bajo, ubicándose en la posición 123 de las 152 economías, según el último índice de libertad económica realizado por el Fraser Institute.

Por eso vale la pena conmemorar hoy la inspiradora escena en la que un hombre desarmado logró que se detuviera una columna de decenas de tanques. Este video que presento a continuación viene a ser como una ilustración de la superioridad moral del individualismo frente al colectivismo. Milton Friedman también lo consideraba un momento importantísimo para la causa de la libertad individual. Cuando el Instituto Cato creó el Premio Milton Friedman por la Libertad, otorgado cada dos años a un individuo que haya realizado una contribución significativa a la causa de la libertad individual, el economista Premio Nobel dijo que aquel hombre frente a los tanques en la Plaza de Tiananmen se merecería dicho homenaje.

Del.icio.us Digg

Los gremios privados y el debate de ideas

La semana pasada escribí un artículo acerca de la importancia de que los gremios privados que representan al sector empresarial en Ecuador participen en el debate de ideas, y que lo hagan defendiendo principios liberales.

El presidente saliente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, Eduardo Peña Hurtado, envió una carta al editor del diario discrepando con la crítica que le hice a la Cámara de Comercio de Guayaquil en mi artículo. Aquí reproduzco mi respuesta al Dr. Peña:

“El doctor Eduardo Peña Hurtado indica correctamente que la Cámara de Comercio de Guayaquil ha coauspiciado con el Instituto Cato –donde trabajo– dos eventos durante su administración. Pero mi crítica es de fondo y abarca décadas de liderazgo empresarial en Ecuador.

Considero que muchas veces los gremios privados han adoptado posiciones conciliadoras con el poder político, con el ánimo de ser ‘pragmáticos’, pero en detrimento de principios que servirían de fundamentos sólidos para la prosperidad de los afiliados y la sociedad en general.

No una, sino dos veces incluí en mi artículo la frase ’salvo honrosas excepciones’, pues conozco personalmente a empresarios que desde hace años realizan un esfuerzo solitario por financiar la promoción de ideas de libertad en el país.

Una institución que cumple 125 años en el 2014 debería mirar más allá de lo inmediato y estar involucrada en el debate de principios. Esto no significa que la CCG descarte la posibilidad de llegar a acuerdos con el gobierno de turno, sino que cualquier conciliación se haga si esta nos acerca al objetivo que sería deseable a largo plazo para sus socios actuales y los que están por venir: una sociedad libre donde haya más oportunidades de superarse para todos. Por eso no basta realizar críticas coyunturales porque se cede todo el territorio ideológico a quienes consideran que es inmoral el mercado y es allí donde se ganan ‘los corazones y las mentes’ de la gente”.

Del.icio.us Digg

La opinión pública y la economía de mercado

Cuando vemos Economía Institucional y Economía Política Constitucional, consideramos el tema del cambio institucional. Vemos distintas teorías que buscan explicar estos cambios para luego prestar atención más precisa al cambio de ideas, al poder de la opinión pública, ya destacado por los clásicos como un determinante fundamental de los cambios.

Vemos que la opinión pública va cambiando y los políticos buscan ubicarse donde puedan conseguir una mayoría. Esto es explicado por el “teorema del votante medio” del Public Choice. También vemos que muchos países han alcanzado cierto “consenso” sobre determinadas instituciones o políticas, las que no cambian con los cambios de gobierno. Se mantienen estables, la distribución de los votantes no cambia mucho. Esto genera condiciones de estabilidad política que facilitan la inversión al generar mayor grado de certidumbre.

Pero algunos países de América Latina son un caso especial, no logran generar ese consenso y se trasladan de un lado al otro del espectro de ideas con cierta facilidad. Esos cambios están muchas veces asociados a crisis, ya que las crisis aumentan la demanda de ideas, de explicaciones sobre lo que ha ocurrido. En la Argentina que iba a la hiperinflación, la mayoría asumió que las causas eran la ineficiencia del gasto público y la emisión monetaria. Luego vinieron las privatizaciones en los 90s. En el 2001 se interpretó que la causa de la crisis era el FMI o el neoliberalismo, y luego vino el “modelo productivo, etc”.

Ahora, esta noticia, comenta una encuesta que estaría mostrando que el péndulo va nuevamente para el otro lado (¿?):

Tal vez no sea que las privatizaciones se vuelven más populares, no al menos las plagadas de corrupción en los 90s, sino un avance hacia economías de mercado como los países que hoy más prosperan, incluso los que tenemos cerca en América Latina.

Comenta la noticia:

“Luego de una década en la que términos como ‘iniciativa privada’, ‘capitalismo’ o ‘privatizaciones’ fueron ‘mala palabra’ en la opinión pública argentina, el fracaso del modelo económico kirchnerista está haciendo volver el péndulo a la derecha con toda la energía. Hoy la mayoría, según una encuesta en la ciudad de Buenos Aires, quiere que cambie el llamado ‘modelo’ por uno con menos intervención del Estado en la economía”.

“La encuesta, realizada para IMAGEN por la Universidad de Belgrano, muestra que 2/3 quieren que cambie el modelo, aunque, al yendo interior de esos dos tercios, algo más del 15% prefiere incluso más presencia del Estado, lo que deja una mayoría exigua, pero mayoría al fin, a favor de un ‘modelo’ económico con menos peso del Estado”.

“‘Ahora hay una ligera mayoría que quiere menos presencia del Estado en la economía. Son procesos lentos, pero está claro que hay un cambio de perspectiva’, explica Orlando D’Adamo, director del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano y autor de la encuesta. Hace dos años, una encuesta similar de la UB daba que la mayoría estaba por mantener en manos del Estado a las empresas reestatizadas por el régimen kirchnerista”.

“‘Hoy hay una mayoría a favor de menos estado. Se nota un cambio de tendencia con dos años atrás, y ni que hablar con respecto a 2008′, concluye D’Adamo”.

Los argentinos han alcanzado ya ciertos consensos: la importancia del respeto a los derechos humanos, el rechazo a los golpes militares. Falta alcanzar un consenso respeto a las instituciones y políticas necesarias para retomar el progreso: ¿Cuáles? No voy a plantear ninguna aquí, ya las ha presentado Juan Bautista Alberdi en estas páginas, con la evidencia clara que ellas llevaron a la Argentina a encontrarse entre los 10 países más prósperos del mundo y atrajeron a todos nuestros abuelos.

Publicado originalmente en el blog El Foro y el Bazar el 29 de mayo de 2014.

Del.icio.us Digg

Correa sobre la reelección indefinida

Antes de que asumiera la presidencia de Ecuador en 2007 había múltiples indicios de que Rafael Correa era un individuo que más que principios tiene un profundo amor al poder. Luego vino la manipulación del Tribunal Supremo Electoral, la destitución de los miembros del Tribunal Constitucional, entre otros golpes institucionales claves que le permitieron llegar a liderar una Asamblea Constituyente de plenos poderes. En 2011 pidió que le dieran un cheque en blanco para meter sus manos en la justicia “por el bien de todos”. Considerando este breve resumen de ataque a las instituciones y límites al poder, tan esencial en las democracias liberales de Occidente, ¿debería sorprendernos que en 2014 ya no solo coquetee con la reelección indefinida sino que se lance a pedirla de frente?

Pues si sorprendería a quiénes creyeron lo que el mismo Correa ha dicho anteriormente acerca de la reelección indefinida:

“Hoy los diputados, alcaldes y prefectos tienen reelección indefinida, pero presidente y vicepresidente no (…), ni una sola vez. Eso es absurdo, como es un absurdo la reelección indefinida, pues la democracia implica alternancia”.
noviembre del 2007

“Me iría a vivir a Bélgica con mi familia; se lo he ofrecido a mi esposa, se lo merece después de tantos años. Es mi compromiso, mi retribución a todo lo que ha hecho por mí”.
abril del 2011

“Yo estaré, si Dios lo permite, tan solo cuatro años más, pero esta revolución debe durar para siempre. En este, mi último periodo, aunque tan solo uno más de nuestra revolución (…), mucha más contundencia, mucha más eficacia”.
mayo del 2013

Es muy probable que el cambio se haga rápidamente a través de la Asamblea Nacional. Por ahora, todo está en manos de una Corte Constitucional cuya independencia ha brillado por su ausencia. Aquí puede leer un análisis más detallado que realicé en marzo acerca del camino hacia la reelección indefinida.

Del.icio.us Digg

Ex alumno de Universidad ElCato arrestado en Venezuela

Rodrigo Diamanti

Anoche el Servicio Bolivariano de Inteligencia de Venezuela (SEBIN) arrestó a Rodrigo Diamanti, presidente de “Un Mundo sin Mordaza”, una ONG que promueve los derechos humanos y la libertad de expresión en ese país. Diamanti también es un buen amigo del Cato Institute y asistió a la Universidad ElCato que co-auspiciamos en 2009 en Venezuela.

No hay cargos formulados contra él, aunque se dice que había una orden para arrestarlo. Hace dos semanas, mientras estábamos en Caracas para realizar otra Universidad ElCato y hablar en una conferencia del centro de investigaciones pro-libertad Cedice, mi colega Ian Vásquez y yo logramos hablar con Rodrigo y otros amigos venezolanos que fueron parte del movimiento estudiantil que derrotó a Hugo Chávez en el referéndum de 2007. Nos contaron cómo el gobierno estaba acosando cada vez más a las ONGs. Tristemente, notamos que muchos de los chicos que habían asistido a la Universidad ElCato en 2009 se han ido de Venezuela. Aquellos que se quedaron y que continúan luchando en contra del gobierno cada vez más autoritario se enfrentan a las consecuencias.

Adicionalmente, en la madrugada de hoy la Guardia Nacional Bolivariana violentamente tomó el control de dos campamentos en el centro de Caracas donde los estudiantes habían estado manteniendo una protesta permanente en contra del gobierno. Las autoridades dicen que arrestaron a 243 personas. Visité ambos campos y conocí a varios de los estudiantes que se encontraban allí. Una estudiante, María Alejandra de 23 años, me dijo que tenía una orden de arresto y se levantaba todos los días sin saber si seguiría libre —o siquiera viva— hasta el final del día. No he podido contactarla hoy y temo que esté entre los detenidos en la redada de hoy.

Esta represión viene en un momento en que el gobierno está sosteniendo reuniones para llevar a cabo un diálogo falso con un sector de la oposición. Ayer una encuesta de Datanálisis constató que 78% de los venezolanos son pesimistas acerca de la situación del país y 59% considera que el presidente Nicolás Maduro está haciendo mal su trabajo. La tendencia es clara: conforme la popularidad del régimen disminuye, su autoritarismo aumenta.

Del.icio.us Digg

Los liberales y el empresariado

Es cierto que el pensamiento liberal reconoce el profundo valor que tienen los empresarios y emprendedores para el desarrollo económico. Esto de ninguna manera quiere decir que los liberales idealicemos al sector empresarial. Como ejemplo, cito a Adam Smith, quien en La riqueza de las naciones (libro I cap. XI, conclusiones) escribió lo siguiente: “Ampliar el mercado y limitar la competencia está en el interés de los comerciantes. Ampliar el mercado es frecuentemente conveniente al interés público; pero limitar la competencia siempre va en contra, y solo sirve para permitir a los comerciantes incrementar sus ganancias por encima de lo que naturalmente serían, a costa del resto de sus conciudadanos. La propuesta de cualquier ley o regulación comercial que venga de esta casta, siempre debe ser escuchada con la mayor precaución, y nunca ser adoptada hasta que se haya examinado largamente y con el mayor escrúpulo y cuidado. Esta proviene de una clase de personas cuyo interés nunca es exactamente igual al del público y que en general tiene un interés de engañar y oprimir al público”.

Ludwig von Mises, otro renombrado liberal en su libro Liberalismo escribió: “La argumentación con la que la demagogia antiliberal llega a adosar todas las distorsiones y las consecuencias negativas típicas de la política antiliberal precisamente al liberalismo y al capitalismo, es la siguiente: empieza afirmando que los principios liberales tienen como objetivo favorecer los intereses capitalistas y de los empresarios contra los intereses de los demás estratos sociales, de suerte que el liberalismo estaría a favor de los ricos contra los pobres; luego observa que muchos empresarios y capitalistas, sobre la base de ciertas premisas, se baten a favor de los aranceles protectores y otros a su vez incluso a favor de los armamentos —y ahí los tenemos, listos para declarar que todo esto es política capitalista—. La realidad es totalmente diferente. El liberalismo no es una política que fomente los intereses de esta o aquella clase social, sino una política a favor de los intereses de la colectividad. No es pues, que los empresarios y capitalistas tengan particular interés en preferir el liberalismo. Su interés en preferir el liberalismo es idéntico al de cualquier otro individuo. Es posible que el interés particular de algunos empresarios o capitalistas coincida con el programa del liberalismo en algún caso particular, pero los intereses particulares de otros empresarios o capitalistas se le oponen siempre”.

Del.icio.us Digg

Galeano sobre “Las venas abiertas de América Latina”

Pocos libros han tenido un impacto en las ideas de jóvenes latinoamericanos como Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano, y tal vez no sorprenda que lo haya vuelto a tener en este resurgimiento regional de ideas socializantes. Pero mientras muchos jóvenes se leen el libro como si fuera un manifiesto sólido sobre la historia de la región y un mapa para su futuro, la opinión del mismo Galeano parece ser muy diferente (como sale de una cobertura periodística, habrá que ver si “dijo lo que dijo”, o fue la interpretación del periodista).

En la reciente Bienal del Libro y la Lectura de Brasilia “dijo que no volvería a leer su obra más conocida, Las venas abiertas de América Latina, debido a que es “pesadísima”, indicando que fue escrita sin conocer debidamente sobre economía y política”.

“Galeano explicó que fue el resultado de un intento de un joven de 18 años de escribir un libro sobre economía política sin conocer debidamente el tema. “Yo no tenía la formación necesaria. No estoy arrepentido de haberlo escrito pero fue una etapa que, para mí, está superada”.

Uno no puede sino elogiar esa sinceridad, aunque un muchos casos el daño ya está hecho y sería bueno remediarlo. Para eso es necesaria una crítica del texto, y comprender en qué sentido, no solamente está superado, sino que es erróneo. Una buena crítica del texto es la realizada por Adrián Ravier, disponible aquí.

Reproduzco algunos párrafos:

“Galeano ofrece en este clásico latinoamericano, un recorrido por la historia de la región desde la conquista de América hasta los años 1970. Pero este no es sólo un libro de historia, si bien se nutre del trabajo de numerosos y prestigiosos historiadores. El libro encuentra sentido como un estudio de economía política aplicada de la tradición marxista a los constantes saqueos de recursos naturales y capitales que ha sufrido el pueblo latinoamericano de parte de los imperios coloniales en los siglos XVI, XVII y XVIII, y de parte de los Estados imperialistas, principalmente el Reino Unido y los Estados Unidos, desde el siglo XIX en adelante.

El objetivo del libro es transmitir una tesis muy clara que podemos resumir en los siguientes cinco puntos:

1. Ha existido una continua política de saqueo desde la época de la Colonia hasta nuestros días.

2. Fue precisamente ese saqueo el que impulsó el mayor desarrollo relativo europeo respecto de Latinoamérica.

3. El orden económico vigente no es la consecuencia de un orden espontáneo, sino un orden generado a través de la planificación central americana, primero con el cuerpo de políticas gubernamentales, y luego con los tentáculos de las empresas multinacionales que saquean a todos los países en los que se introducen.

4. La culpa de nuestros males (pobreza, indigencia, desocupación extendida) es del mundo desarrollado. Nuestra pobreza es la contrapartida de la riqueza de los países centrales.

5. La única forma de interrumpir este proceso y darle esperanza a los pueblos latinoamericanos, es a través de la violencia, expropiando la propiedad privada de los medios de producción a quienes han abusado de él.”

Y algunas de las críticas:

“…me parece que uno de los mayores errores del libro radica justamente en mostrar una continuidad desde el saqueo que implicó la colonización europea de América hasta la América Latina contemporánea. En palabras del propio Galeano (1971, pp. 22-23), ‘[l]a historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás: por lo que fue, y contra lo que fue, anuncia lo que será. Por eso en este libro, que quiere ofrecer una historia del saqueo y a la vez contar cómo funcionan los mecanismos actuales del despojo, aparecen los conquistadores en las carabelas y, cerca, los tecnócratas en los jets, Hernán Cortés y los infantes de marina, los corregidores del reino y las misiones del Fondo Monetario Internacional, los dividendos de los traficantes de esclavos y las ganancias de General Motors”.

Nosotros pensamos, sin embargo, que no es lo mismo el claro saqueo de metales preciosos –en particular en la forma de oro y plata- generado por los conquistadores en los siglos XVI, XVII y XVIII, que el supuesto saqueo que hacia fines del siglo XX pudieron generar empresas multinacionales como General Motors…. , si bien en el saqueo de metales había un juego de suma cero, donde lo que ganaban unos –los conquistadores-, lo perdían otros –los indígenas-, en un intercambio voluntario sólo puede haber un juego de suma positiva, de otro modo tal intercambio no se realizaría (Ayau, 2006).

Aislar a cualquier economía latinoamericana del proceso de globalización ya definido más arriba, sólo condenará al pueblo a la pobreza, pues perderá éste los beneficios de la división internacional del trabajo y la cooperación social espontánea.

Publicado originalmente en el blog El Foro y el Bazar el 24 de abril de 2014.

Del.icio.us Digg

Ecuador: ¿Se viene la reelección indefinida?

Con las elecciones del 23 de febrero en Ecuador quedó claro que a Rafael Correa ya no le era posible endosar el voto a otros candidatos de su partido. Antes de estas elecciones, el Movimiento Alianza PAÍS (AP) arrasaba con una mayoría más o menos aplastante. Esa capacidad de trasladar el voto a candidatos del mismo movimiento permitiría al líder del movimiento AP abandonar el poder en 2017 relativamente tranquilo, asumiendo que quien sea que señale como heredero ganaría las elecciones presidenciales de ese año. La reacción casi instantánea del oficialismo fue proponer una modificación en la Constitución para permitir la “reelección indefinida”.

La Constitución actual contempla distintos procedimientos para ser enmendada y para ser reformada. De manera que lo primero que correspondería sería definir si esta sería una enmienda o una reforma. El ex Ministro Ricardo Noboa argumenta aquí que esta sería una reforma debido a que cambia el concepto del Artículo 144 de la Constitución en lugar de solo corregir la expresión contenida en dicho artículo. Además, claro está que eliminar la alternabilidad en el poder —garantizada en varios artículos de la Constitución— seguramente altera “el carácter y elementos constitutivos del Estado” (Artículo 441). Así lo manifestó recientemente Norman Wray, ex asambleísta constituyente, al decir que el tema de la modificación constitucional para habilitar la reelección indefinida “sí es un tema transcendental de la organización del Estado” que debería ser resuelto a través de un camino democrático (es decir, referéndum). Según el Artículo 443 de la Constitución, es la Corte Constitucional la encargada de decidir si la propuesta se trata de una enmienda o de una reforma.

Si la mencionada Corte decide que esta sería una enmienda, entonces el oficialismo puede elegir entre la vía parlamentaria o una consulta popular. El procedimiento en la Asamblea ciertamente es el más sencillo: solo necesita que al menos un tercio de los asambleístas proponga la enmienda y que luego de dos debates esta sea aprobada con los votos de al menos las dos terceras partes de la Asamblea Nacional. El oficialismo cuenta con suficientes votos para realizar el cambio en la Asamblea.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg