Sobre la captura del “Chapo” Guzmán

El arresto el sábado de Joaquín “El Chapo” Guzmán, el líder del Cartel de Sinaloa, no es poca cosa. Él era quizá el hombre más buscado del mundo y su captura sin duda alguna representa una victoria política para México y su presidente Enrique Peña Nieto. Pero así como el asesinato de Pablo Escobar en 1993 no acabó con la guerra contra las drogas, la caída de Joaquín Guzmán no terminará con el tráfico de drogas en las Américas.

Como líder de la organización criminal más grande de México, el “Chapo” jugó un papel protagónico en el brote de violencia relacionada a las drogas en ese país. En 1992, Guzmán decidió invadir el territorio de los hermanos Arellano Félix en Tijuana. Luego le declararía también la guerra a los carteles de Juárez y del Golfo, desatando así años de un derramamiento de sangre sin precedentes en el norte de México. Eventualmente él lograría controlar la mayor parte de las rutas lucrativas y su organización se volvería responsable de traficar alrededor de la mitad de las drogas ilegales que ingresan a EE.UU.

Su poder dependía no solamente del plomo sino también de la plata. Hace algunos años, funcionarios de alto rango en la oficina de la Procuraduría General de México fueron arrestados por recibir sobornos del cartel de Sinaloa. Las sumas eran impresionantes: entre $150.000 y $450.000 al mes. La organización de Guzmán también estaba involucrada activamente en la compra de respaldo en la policía. Según la Secretaría de Seguridad Pública, cada año los carteles gastan aproximadamente $1.200 millones sobornando 165.000 policías a lo largo de todo México (solo para comparar, la Iniciativa Mérida, el paquete de ayuda de Washington para México y Centroamérica para luchar contra el crimen organizado, suma un total de $1.600 millones).

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Humala frente a la ocurrido en Venezuela

Nuestro gobierno ha sido frío y timorato en condenar la represión brutal que ha emprendido el autoritarismo de Nicolás Maduro contra la protesta de ciudadanos pacíficos en Venezuela.

Cuesta creer que el presidente peruano, Ollanta Humala, quien emite el frágil pronunciamiento del 18 de febrero sobre Venezuela, sea el mismo que cuando le caía la noche por el caso López Meneses no dudara en mostrar su deslinde con palabras que expresaban su más profunda indignación, por lo que dijo: “Deslindamos totalmente con esa basura, con ese delincuente, no podemos aceptar que se quiera vincular a un gobierno que está haciendo el esfuerzo de consolidar la democracia, de ser transparente, con ese tipo de basuras”.

No es que pidamos que nuestro presidente se exprese con la misma brusquedad de palabras sobre Venezuela, pero sí esperábamos que hable con la misma indignación, fuerza y distancia que se debe guardar de los violadores de los derechos del pueblo como Maduro.

Nuestro presidente es bravo, recio y no duda en marcar distancias cuando de rufianes se trata, ¿por qué entonces la condescendencia con Maduro que ha disparado contra estudiantes que ejercían su derecho de protesta?

Nuestro presidente, lejos de mostrarse categórico y consternado con estos actos antidemocráticos y sangrientos, ha escogido bien cómo cuidar sus palabras. Hace un llamado “a la calma y al diálogo” mientras se están asesinando estudiantes con saña y violencia. Pide que “autoridades y ciudadanos realicen su máximo esfuerzo para que la democracia y el respeto a los derechos de todas las personas prevalezca”, cuando es muy claro que es Maduro quien ha respondido criminalizando a la oposición. Y hace votos para que se detenga “el enfrentamiento entre venezolanos” cuando somos testigos de que las balas vienen de un solo lado, de los colectivos armados y de las fuerzas de gobierno que Maduro ha puesto en las calles. Creo yo que nuestro presidente no es que no haya condenado suficiente lo que pasa en Venezuela, simple y tristemente no lo ha condenado.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

¿Nos estamos acercando a un punto de quiebre en Venezuela?

Hoy podría ser un día muy trágico en la historia de Venezuela. Dos marchas multitudinarias, una de la oposición y la otra organizada por el gobierno, se encuentran en las calles de la capital y podrían toparse en el mismo distrito. El régimen de Nicolás Maduro prohibió la marcha de la oposición y amenazó con violencia si sus manifestantes intentan ingresar al municipio del Libertador, en el centro de Caracas. Las cosas podrían ponerse muy feas.

Las tensiones han ido aumentando desde la semana pasada cuando decenas de miles de personas, mayormente estudiantes, tomaron las calles para protestar contra del gobierno. La mano dura con la cual el régimen ha respondido casi que no tiene precedente. Al menos tres personas han muerto, muchos han sido detenidos y otros tantos permanecen desaparecidos. Los estudiantes que han sido liberados denunciaron que fueron torturados y violados mientras estuvieron en custodia. Además, el gobierno emitió una orden de arresto en contra de Leopoldo López, el ex alcalde del distrito de Chacao y uno de los líderes más emblemáticos de la oposición. Como líder de la marcha de hoy, López ya se entregó a la Guardia Nacional.

Debemos tener en cuenta algunas cosas conforme se desarrollan estos sucesos:

Una gran porción de la población está harta: Esta no es la primera vez que decenas de miles de venezolanos se lanzan a las calles para protestar contra el gobierno. Sin embargo, conforme la aguda crisis económica recrudece, el nivel de desesperación en la población, particularmente los venezolanos de clase media, está llegando a un punto de ebullición. El índice de escasez muestra que más de uno de cada cuatro productos básicos no está disponible en los estantes. Largas filas son cosa de todos los días en los supermercados. Cuando la gente finalmente logra encontrar un producto, ve que su ingreso para comprarlo está cayendo rápidamente. La tasa de inflación oficial llegó a 56% el año pasado, pero según el Proyecto de Monedas Problemáticas de mi colega Steve Hanke, la tasa de inflación anual implícita realmente es de 305%. El crimen ha deteriorado significativamente las condiciones de vida: Venezuela es uno de los lugares más peligrosos del mundo con casi 25.000 homicidios en 2013—una tasa de homicidio de 79 asesinatos por cada 100.000 habitantes. El país se está convirtiendo rápidamente en un lugar invivible y muchos venezolanos creen que ya no tienen nada que perder.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Nota técnica del expresidente Rodríguez a mi ensayo sobre crecimiento y pobreza en Costa Rica

He recibido del expresidente Miguel Ángel Rodríguez la siguiente nota técnica a mi ensayo “Crecimiento económico sin reducción de pobreza: El caso de Costa Rica”, la cual procedo a reproducir de manera íntegra:

Falso que en 1999 se cambiara política de minidevaluaciones para incentivar exportaciones

Juan Carlos Hidalgo en su artículo “Crecimiento sin reducción de pobreza: el caso de Costa Rica” afirma: “Mientras en los 12 años del sistema de minidevaluaciones el BCCR estabilizó el tipo de cambio real, la evidencia sugiere que en 1999 las intervenciones del Banco Central devaluaron en gran medida la moneda, dando una ventaja competitiva a los sectores exportadores de la economía. Esto alimentó la inflación ya que el BCCR devaluó la moneda imprimiendo nuevos colones”.

Esta afirmación la sustenta don Juan Carlos en el artículo de Melvin Garita “Tipo de cambio y sector exportador: Impactos y propuestas” que a su vez lo basa en un supuesto cambio en las reservas internacionales “a partir de mediados del año 1999, cuando se (sic) una acumulación marcada, de crecimiento casi exponencial, de reservas monetarias internacionales”.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Discusión sobre Adam Smith

En La lógica del propio interés (El Deber, 21/01/12) Alberto Bonadona afirma que “No hay nada que pueda frenar la búsqueda de la propia satisfacción y no hay nada, en la concepción smithiana, que diga por cuál vía lograrlo. No hay prójimo por quien preocuparse, se trata de cada uno por sí mismo. Ni familia ni religión o, mejor dicho, la religión es esa incesante sed de acumulación”. En mi artículo Adam Smith más allá del propio interés (El Deber, 07/02/12) hago notar el desconocimiento de Bonadona sobre la obra de Adam Smith, la cual abunda en temas de ética y religión. Lo curioso es que en un artículo posterior Del egoísmo y el mercado (El Deber, 10/11/12), Bonadona, cita a Amartya Sen para explicar que el pensamiento de Smith no se reduce a una acumulación egoísta. Dos cosas hago notar de este artículo: 1) refuta su propio artículo La lógica del propio interés, pero no hace referencia a éste ni admite su error original y 2) necesita citar a otros autores para referirse a la obra de Smith.

Luego de mucho tiempo Bonadona decide responder a mis saetas con Respuesta a un defensor del mercado (El Deber, 06/01/14) y escribe: “Tal vez lo que quiere decir el economista Javier Paz es que yo distorsiono lo que dice Adam Smith cuando defiendo la posición de este señor acerca de la benevolencia humana.” Como ya expliqué, fue Bonadona quien redujo el pensamiento smithiano a egoísmo puro y fui yo quien refutó tal postura. Es hidalgo admitir los errores, pero Bonadona no reconoce su error, aunque asume una postura contraria a la que anteriormente él mismo postuló, mal representándose como un conocedor de Smith y mal representándome como alguien que no sabe lo que dice. Esta actitud no solo no es hidalga, sino que es deshonesta e impropia de un académico.

Bonadona vuelve a insistir con lo de no leer a Smith más allá de la página 27, cuando evidentemente él no lo ha hecho. Yo sí he leído La Riqueza de las Naciones en su lengua original, pero tengo que acotar que hay mucho de la literatura económica que no he leído y que apenas conozco. No hay nada malo en ello, nadie sabe ni lo ha leído todo. Lo reprochable es aparentar saber lo que uno no sabe y falsear sus propias posturas y las ajenas.

Finalmente Bonadona hace cuestión sobre mi hábito de citar. Poco o nada de lo que escribo es original; mis citas reflejan mis lecturas. Cito para dar crédito a quien lo merece, cito porque alguien ha expresado una idea mejor de lo que yo podría hacerlo; me parece insustancial polemizar al respecto.

Del.icio.us Digg

Argentina, ¿quién dijo que no hay certezas?

El problema de la Argentina, señalan muchos analistas nacionales e internacionales, es que es un país imprevisible.

Algunas consideraciones y hechos de los últimos tiempos nos hacen pensar que Argentina es un país que brinda certezas. ¿No era previsible que ante la falta de inversiones en materia energética y el aliento al consumo durante diez años (aires, LEDs, LCDs) cuando llegara el calor vinieran los cortes de luz? Lo raro hubiera sido que no sucediera.

¿No era obvio que el estilo cristinista no iba a cambiar mas allá de la cosmética del gabinete? Al estilo dialoguista-peronista de Capitanich se contrapone el confrontativo de la gestión K.

¿No era previsible que nadie iba a hacerse responsable de los 13 o mas muertos que dejaron los saqueos? Ni siquiera se habla ya del tema.

¿No era obvio que a los reclamos salariales de las fuerzas de seguridad iba a seguir el reclamo de otros sectores? ¿No es ya previsible que las clases no van a comenzar en tiempo y forma?

La marea mediática y comunicacional del gobierno y la propia realidad del país, nos empujan a olvidar lo que pasó ayer: los saqueos, la policía, la Fuba (Federación Universitaria de Buenos Aires), los hinchas de Boca. Todo relegado y olvidado por la ola de calor y la falta de luz y agua. Todo tiene el mismo correlato, el mismo denominador común: un gobierno que encerrado sobre sí mismo no responde ante la apremiante realidad.

Muchos gobernantes han tenido su propio diario y quien les escribiera su contenido. Fue así con el diario de Yrigoyen, el de Isabel, cuyo encierro le hizo muy mal al destino de la República.

Confío en que, afianzada la democracia y sin riesgo ya de interrupciones institucionales, el gobierno esté a la altura de las circunstancias y herede a la próxima gestión un país menos imprevisible, no tristemente previsible.

Del.icio.us Digg

Católicos liberales

A todas las personas interesadas en la relación entre religión y liberalismo, en particular a los católicos, les recomiendo este libro de Francisco José Contreras, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Sevilla: Liberalismo, catolicismo y ley natural (Ediciones Encuentro). Subraya que el sustrato cultural del liberalismo es cristiano, y que esto fue incomprendido tanto por liberales como por la Iglesia, aunque en décadas (si bien quizá no en meses) recientes cabe detectar movimientos de aproximación.

Religión, espacio público y libertad

El libro consta de cuatro partes. La primera trata de Europa, su invierno demográfico y su descristianización. La segunda analiza el catolicismo y los equívocos antiguos sobre su hostilidad a la razón, y modernos sobre la discriminación. La tercera parte estudia el liberalismo, su crítica al Estado de bienestar y su defensa de la familia, frente a la supuesta superioridad de la izquierda. Por fin, la cuarta parte aborda la ley natural, la laicidad, la razón pública y el positivismo jurídico, cuyo declive, advierte el profesor Contreras, puede dar a lugar a nuevas corrientes iusfilosóficas no necesariamente mejores, que difuminan del todo la frontera entre derecho y moral, con lo que el sistema jurídico queda a merced del paradigma ético progresista, que acaba marginando a los creyentes y forzándolos a la reclusión en casas y templos, expulsando así el discurso religioso del espacio público, para alborozo de los enemigos de la libertad.

Publicado originalmente en La Razón (España) el 19 de diciembre de 2013.

Del.icio.us Digg

Venezuela, peligrosamente cerca de la hiperinflación

La historia de la economía venezolana y su moneda en problemas, el bolívar fuerte, puede resumirse con la siguiente frase: “De mal a peor” —una y otra vez. Si, la situación continuamente en deterioro en Venezuela ha empeorado todavía más.

En una respuesta nerviosa y mal concebida a los problemas económicos del país, el presidente venezolano Nicolás Maduro ha pedido poderes de emergencia sobre la economía. El gobierno de Maduro recientemente anunció planes de instituir un nuevo tipo cambio para los turistas en un intento de controlar el contrabando de moneda inducido por las oportunidades de arbitraje.

Las medidas probablemente muestren no ser suficiente y puede que lleguen muy tarde para la economía venezolana y su moneda en problemas, el bolívar fuerte. De hecho, la economía del país ha estado en declive desde que Hugo Chávez impuso su variante de socialismo en Venezuela.

Durante años, Venezuela mantuvo un programa masivo de gasto social, combinado con unos costosos controles de precios y laborales, así como también una estrategia agresiva de ayuda externa anual. Esta insostenible política fiscal se mantuvo a flote —a duras penas— gracias a los ingresos petroleros.

Pero conforme el costo del régimen Chávez/Maduro ha ido creciendo, el país ha vaciado cada vez más las arcas de la empresa petrolera estatal, PDVSA, y (cada vez más también) el banco central del país.

Desde la muerte de Chávez, este frágil castillo de naipes ha empezado a colapsar, y el tipo de cambio en el mercado negro entre el bolívar fuerte (VEF) y el dólar estadounidense (USD) nos cuenta la historia. Desde la muerte de Chávez el 5 de marzo de 2013, el bolívar perdió 62,36% de su valor en el mercado negro, como lo muestra el siguiente gráfico.

Caída del valor del bolívar fuerte

Esto, a su vez, ha derivado en una inflación muy alta en Venezuela. El gobierno ha respondido imponiendo controles de precios cada vez más severos para suprimir la inflación. Pero esas políticas han fracasado, resultando en la escasez de productos esenciales, como el papel higiénico, sin abordar la causa de raíz de la inflación en Venezuela.

El gobierno de Maduro ha reaccionado a este problema con las mismas tácticas que aquellas empleadas por otros regímenes con monedas en problemas. Si, desde el Zimbabue de Mugabe hasta la Corea del Norte de hoy, el libreto es sencillo, aunque mal concebido: negación y engaño.

Actualmente, los datos oficiales del gobierno ubican la tasa inflación de Venezuela en solamente 50% (una cifra considerablemente imprecisa para empezar). Aún así, el martes 22 de octubre, el Ministro de Finanzas Nelson Merentes envió a la Asamblea Nacional una propuesta de presupuesto para 2014 que calculaba la inflación en un nivel que era alrededor de la mitad de la tasa oficial de inflación.

Hasta ahora, parece dudoso que el gobierno de Maduro tenga razones para ser optimista acerca de la economía venezolana durante el próximo año. De hecho, esta última cifra del presupuesto es simplemente un intento de esconder la verdad acerca del gran problema que tiene Venezuela con la inflación.

¿Qué tan grande es el problema de la inflación en Venezuela? La tasa de inflación anual implícita en Venezuela ahora de hecho se encuentra en los tres dígitos, llegando a la sorprendente tasa de 283%, como se muestra en el siguiente gráfico:

Tasas anuales de inflación de Venezuela

Además, la tasa de inflación mensual implícita ahora ha subido a 36%, como se muestra en el siguiente gráfico. Eso es peligrosamente cercano al umbral de hiperinflación de 50% al mes. Esto se debe a una depreciación cada vez más veloz del bolívar fuerte, reflejando la perspectiva en declive de la economía venezolana.

Inflación mensual de Venezuela

A este paso, Venezuela podría unirse al Salón de la Vergüenza como el episodio No. 60 de hiperinflación. De manera que parecería que el gobierno de Maduro está determinado a persistir en sus fracasadas políticas, en lugar de aceptar la realidad acerca del experimento económico fracasado del chavismo.

Del.icio.us Digg

Venezuela en una espiral fuera de control

Conforme la situación económica empeora rápidamente en Venezuela, el gobierno está volviéndose cada vez más autoritario y ahora está socavando activamente los fundamentos del desde ya deteriorado tejido social del país.

En la noche del viernes, el presidente Nicolás Maduro ordenó a las fuerzas armadas tomar control de una cadena de tiendas de electrodomésticos y confiscar todos los productos para venderlos a “un precio justo”. Poco después grandes multitudes se reunieron afuera de las tiendas de electrodomésticos alrededor del país, lo que derivó en saqueos masivos. El anuncio vino un día después de que el Banco Central reportó que la tasa de inflación en octubre era de 5 por ciento, implicando una tasa anual de 54 por ciento. Sin embargo, como nuestro colega Steve Hanke documenta en su Proyecto de Monedas en Problemas (en inglés), la tasa de inflación implícita de Venezuela es en realidad de 320 por ciento.

(seguir leyendo)

Del.icio.us Digg

Mercados libres, corrupción y democracia

Los problemas de “transparencia”, que es un eufemismo para no decir directamente de corrupción, se solucionan de manera instantánea con mercados libres.

Si no existieran las llamadas “leyes de promoción de inversiones” (ergo, “privi” - “legios”= “leyes privadas”), es decir, que sea una autoridad burocrática o política la que tenga el poder para otorgar beneficios a una empresa o persona en particular, tampoco existiría la posibilidad de corrupción. Esto es así porque si no tengo que pedir ningún “permiso” para emprender una actividad cualquiera, ni andar en “conversaciones” con una “autoridad”, ¿cómo podría tratar de corromper a alguien? ¿Qué sentido tendría?

Por si todo esto fuera poco, los mercados libres son el fundamento de las democracias de calidad. ¿Por qué? Por la sencilla razón que se basan en la igualdad ante la ley. En un mercado libre, todos somos iguales, en el mejor sentido de esa palabra. El obrero al comprar algo, es exactamente igual que el empresario millonario. Nadie es más que nadie.

Es por esa razón que los mercados libres, no sólo contribuyen a la prosperidad general sino también, a fortalecer a las democracias.

Del.icio.us Digg