Archivo por Abril 19th, 2017

Por qué los derechos de propiedad importan

La relación entre derechos de propiedad y prosperidad es bien conocida. Los derechos de propiedad son la pieza clave para el ejercicio de la libertad y para el progreso. Permiten a los individuos hacer uso de esos bienes y servicios de la forma que más les conviene, ya sea para obtener alguna ganancia económica mediante su venta, compra o uso; para guardar como respaldo; o bien, para tener una garantía al momento de acceder al capital. Cuando los derechos de propiedad están asegurados en una sociedad, los individuos gozan de mayor protección frente a las condiciones de pobreza al permitirles desarrollarse en el ámbito económico y social.

Asimismo, la falta de protección de los derechos de propiedad tiene impactos negativos sobre los individuos, sus familias y respectivas localidades. Las economías tienden a colapsar producto de la pérdida de la confianza de inversionistas, de la desaparición del valor de la tierra y de los incentivos de los emprendedores.

Hoy en día 2,7 mil millones de personas viven con menos de US$2 por día. De esos, según Landesa, una organización sin fines de lucro que promueve los derechos de individuos y familias pobres sobre sus tierras, mil millones viven en áreas rurales y carecen de derechos de propiedad sobre sus tierras. Según la Fundación Rockefeller, esto puede deberse a diversos factores: (1) la ley no garantiza los derechos de propiedad, como en el caso de los países comunistas; (2) la ley garantiza los derechos de propiedad pero existen además barreras culturales que impiden el ejercicio de este derecho, como ocurre con gran parte de las mujeres en la región de Medio Oriente y África del Norte; o (3) los individuos carecen de la habilidad necesaria para ejercer su derecho y esto es causado, por ejemplo, por desconocimiento de la ley, falta de información o limitaciones de tipo socio-económicas. Podría también añadirse que los procesos burocráticos a los que muchas veces los individuos se enfrentan a la hora de registrar una propiedad también constituyen barreras al ejercicio de sus derechos como dueños de la tierra.

Infografía de Landesa.org

En el caso particular de los individuos que, además de encontrarse en condición de pobreza, viven en áreas rurales y no pueden ejercer derechos sobre sus tierras, tener derechos de propiedad seguros y definidos puede hacer la diferencia. Las estadísticas recolectadas por Landesa sugieren que la producción agrícola se incrementaría en 60%, la inversión en mejoras para las viviendas de estos individuos se duplicaría y el ingreso anual familiar crecería en un 150%. Además, el embarazo adolescente caería por la mitad, el porcentaje de graduados de escuela secundaria se duplicaría y las horas trabajadas aumentarían en 17%.

Cuando los derechos de propiedad están garantizados, los dueños de las tierras invertirán y a cambio recibirán el producto de este esfuerzo. Así, mientras más asegurados se encuentren estos derechos, mayor será la tasa de inversión y, en consecuencia, mayor el crecimiento económico y la prosperidad.