Archivo por Agosto 9th, 2017

El triunfo de un individuo por sobre el totalitarismo

Recientemente terminé de leer el famoso relato del psicólogo vienés Viktor Frankl acerca de su vida en un campo de concentración. Él, a diferencia de varios millones de individuos que murieron en estos campos, vivió para contarla. Se llama El hombre en busca de sentido (Man’s Search for Meaning) y es un relato que vale la pena leer ahora que nos bombardean en los noticieros y en la academia acerca de los peligros del entorno en que nos desenvolvemos hoy los seres humanos. También es un relato que nos muestra que incluso dentro de los ambientes más perversos puede sobrevivir la dignidad y la humanidad de un individuo. Además, Frankl nos advierte que esos individuos no son típicos de clase o grupo alguno, sino que se encuentran en todas partes, incluso en las agrupaciones más improbables: por ejemplo, dentro de la SS encargada de controlar a los judíos en los campamentos hubieron individuos que ayudaron a los prisioneros incurriendo en grandísimos riesgos para su seguridad personal. Asimismo, dentro del grupo de prisioneros judíos hubo aquellos que en busca de una mejor posición dentro de la jerarquía del campo fueron más crueles con los demás prisioneros que muchos guardias de la SS.

El miedo al entorno ha servido (y sirve) para justificar todo tipo de políticas intervencionistas que coartan la libertad de los individuos. Relevando a las personas del peso de su responsabilidad individual, ha servido para deshumanizar a grupos enteros de individuos y para alivianar la carga de cometer actos atroces en contra de otros seres humanos. Frankl cuestiona en su librito aquellas escuelas de psicología que se enfocan en el entorno y en cambio re-dirige la atención hacia el individuo y su propósito en la vida: la voluntad de perseguir ese objetivo singular es lo que, nos dice Frankl, mantuvo vivos a muchos como él, incluso en las peores circunstancias imaginables. Y no solo vivos, sino con auto-estima y capacidad de ser solidarios con otros.

El relato de Frankl vale la pena leerse para todos aquellos que creen en la magnífica capacidad que los individuos tienen de sobreponerse ante las condiciones más increíblemente adversas:

Nosotros que vivimos en campos de concentración podemos recordar a los hombres que caminaron por nuestras chozas dándole palabras aliento a otros, sacrificando su último pedazo de pan. Puede que hayan sido pocos, pero ellos aportan suficiente evidencia de que todo se le puede quitar a ese hombre menos una cosa: la última de las libertades humanas, aquella de elegir la actitud de uno en cualquier serie de circunstancias, el poder elegir su propio camino.

Y siempre había que tomar decisiones. Cada día, cada hora, ofrecía la oportunidad de tomar una decisión, una decisión que determinaría si te someterías o no a esos poderes que amenazaban con robarte tu yo más íntimo, tu libertad interior; la que determinaba si te convertirías o no en un juguete de las circunstancias, renunciando a la libertad y a la dignidad para convertirte como el típico recluso.

Visto desde este punto de vista, las reacciones mentales de los presos de un campo de concentración deben parecernos a nosotros más que la mera expresión de ciertas condiciones físicas y sociológicas. Aunque condiciones como la falta de sueño, una alimentación escasa y varias tensiones mentales podrían sugerir que los presos estaban destinados a reaccionar de ciertas maneras, en el análisis final queda claro que el tipo de persona que el prisionero se volvía era el resultado de una decisión interior, y no el resultado de las influencias del campo de concentración por sí solas. Fundamentalmente, por lo tanto, cualquier hombre puede, incluso dentro de estas circunstancias, decidir que será de si mismo –mentalmente y espiritualmente. Puede retener su dignidad humana incluso dentro de un campo de concentración.