Archivo por Agosto 10th, 2017

Lo que vio un socialista catalán en Venezuela

El otro día publicamos en ElCato.org un artículo de Marian Tupy donde él señala el poder de auto-engaño que tenemos los seres humanos de seguir creyendo en cosas que son evidentemente falsas. Como evidencia, Tupy reprodujo en ese artículo una carta que un profesor universitario que visitó la Unión Soviética así como también la anécdota de su tía checoslovaca. Ayer me topé con otra evidencia de esto y es la crónica del español socialista que fue a pasar la navidad de 2016 en Caracas. Léanla. No tiene desperdicio.

Manel Martínez tiene credenciales socialistas: dice que el socialismo ha sido parte de su educación desde niño, su padre fue un concejal socialista, él militó en la juventud del partido desde joven y llegó a ser secretario del grupo local de su pueblo en Barcelona. Uno creería que un paseo por la Venezuela Socialista del Siglo XXI le hubiese hecho dudar de sus arraigadas creencias en el socialismo pero no. Pues Martínez dice: “…sigo siendo militante. Pero lo de aquí no tiene nada que ver con el socialismo que a mí me enseñaron. Esto no es socialismo; es una vergüenza”.

A ver primero recordemos algo de teoría. Los principales pensadores socialistas no hablaban de democracia sino de la “dictadura del proletariado”, fomentaban la “lucha de las clases” y coartaban en mayor o menor medida el derecho a la propiedad privada. El socialismo en la práctica y en todas partes, suele derivar en un culto a la personalidad del gran líder (ya sea Lenin, o Stalin, o Mao Tse Tung, o Pol Pot, o Hitler–no era nacional “SOCIALISMO” por nada), inflación, controles de precios, y una escasez de una amplia gama de productos básicos que ha llevado en varias ocasiones a hambrunas. Estos resultados son similares a lo que ya está viviendo Venezuela y es lo aquello de lo que se queja Martínez en su crónica. Le falta reconocer que son el resultado de la aplicación de políticas públicas coherentemente socialistas las que llevaron a esos resultados tan negativos.