¿Quiere evitar que se repita la elección de 2016?

Un mensaje claro de la elección de ayer es que muchos votantes –y muchos otros que se quedaron en casa y no acudieron a las urnas– estaban insatisfechos con los candidatos de los principales partidos. Varios factores conspiraron para que el Partido Demócrata y el Partido Republicano terminen nominando a Hillary Clinton y Donald Trump. Uno de esos factores que necesita ser reformado dramáticamente antes del próximo ciclo electoral es el formato terrible utilizado para los debates entre los candidatos.

Tradicionalmente, los candidatos reciben apenas un minuto o dos para responder a las preguntas de los moderadores acerca de asuntos complejos de políticas públicas, e incluso menos tiempo para refutar un opositor u ofrecer una reacción. Los candidatos no reciben las preguntas con anticipación y aunque tienen alguna idea acerca de lo que les preguntaran, no pueden prepararse y proveer respuestas preparadas, cuidadosas y detalladas. A los candidatos no se les permite tener notas o aparatos electrónicos, así que no pueden reafirmar rápidamente datos o revisar argumentos complejos. Y no pueden utilizar herramientas de asistencia visual para ayudar a explicar sus ideas o proveer sus referencias completas.

Estas limitaciones castigan a los candidatos que son cuidadosos, que tienen un conocimiento matizado de las políticas públicas, que ofrecen ideas innovadoras, y que quieren comunicarse y convencer a un amplio y diverso rango de la audiencia. Las limitaciones que favorecen a los candidatos con poco conocimiento o preocupación acerca de los datos, que expresan las ideologías estándar, que sirven a las bases partidistas, y que son deshonestos y poco civiles.

Si los coordinadores de los debates 2020 realmente quieren proveer un servicio público, descartaran el formato actual y proveerán en su lugar a los candidatos con la oportunidad de mostrar si están informados, si son pensativos, si son líderes respetuosos que pueden hablarle a los estadounidenses acerca de políticas públicas sofisticadas. Si, por otro lado, estos coordinadores continúan utilizando el mismo formato de debate que utilizaron en 2016, probablemente tendremos nominados por los partidos similares a los de 2016.

Comments are closed.